martes, 21 de octubre de 2014

¿cómo lo llamarían?






Pido ayuda a quien ponga sus ojos en estas palabras, es probable que ese sentir tenga un nombre, y que el nombre represente algo más que una definición; así son las palabras, sea por fonética, por la carga histórica que traigan, o por el uso que se le da y los fines que de tal acción devengan. Tiene que ver con la esperanza, con el instante; cómo el instante se prolonga a partir de un pensamiento que tal vez nunca llegue a verdad, un truco de la mente o de nuestra forma de sentirnos… Intuimos que algo anda mal, algo adicional; una cosa que se nos pone al frente de súbito. Hoy en día es fácil sentirse triste, incluso más triste cuando la gente a tu alrededor te dice que hay que verle el lado bueno a lo que ocurre (cómo odio eso) pero ese no es el tema. Estamos tristes, desanimados, desesperanzados, pues porque vemos al esfuerzo disolverse en resignación, por ejemplo, cuando te dicen que no hay boletos aéreos, algo muy de clase media, lo sé, un poco de empatía por quien es menos favorecido no viene mal, pero y eso de quién es culpa, uno no ordena sus sentires a partir del pensamiento, pareciera que sí, pero uno ordena el pensamiento a partir de sus sentires, al menos al principio. Tal vez, luego de mucha, mucha reflexión, puede que logremos ese balance que podemos llamar comprensión. Yo quiero escribir sobre el instante, instante que aun no les he escrito… Andamos cabizbajos y eso nos lleva a la molestia, molestia a la que nos acostumbramos y por ende llegamos a la indiferencia. Bueno. Andamos, todos más o menos en lo mismo, unos caen en el despotricar y otros en la vanagloria, entonces intuimos algo ulterior, algo fuera de la indiferencia, algo malo, al principio: por qué ella escribió como si no fuera conmigo con quien conversaba… entonces llueve, en la calle, en la mente, en los ojos, y en el silencio de lo que no se quiere preguntar. Un paréntesis de angustia para la molestia indiferente de todos los días… nos quedamos con esa idea como las palabras escritas a polvo sobre vidrios sin limpiar. Luego llega, de repente, algo sencillo pero inesperado: sonó una de tus canciones favoritas en el autobús y además hay gente cantándola. Te alegras, sientes placer, te llenas de esperanza, por un instante te llenas de esperanza, prolongas el instante, lo que habías intuido lo olvidas y escapas de la indiferencia, parece algo bueno, por lo que queremos que dure más, queremos poder acudir a eso otra vez, pero se va, y volvemos, como todos los días, y nos damos cuenta que lo de la canción no ocurrió… ¿cómo lo llamarían?




15 comentarios:

  1. el deber y el querer hace al poder, acuerdos para hacer lo que hace equilibrar el deseo de ser. Ayá cada quien. es del ser natural como llorar y sufrir. sì-entes como ser-es y asi es; tropiezar como piedras que por destino fluyen por torrentes de caminos.

    ResponderEliminar
  2. "El precio de la historia... descubrilo es de personas"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás, quizás no hay que descubrir, sino darse cuenta...

      Eliminar
  3. piedra y tormenta que para menear piernas no requiere ver para caminar para inquietar y hacer, limpiar y la basura sacar y toda esa mierda de imaginar que vaya por el cifon ya hoy esta noche ya no esta tan siquiera que cansado es el dia para armar y hay que empezar a ciegas otro dia mas

    ResponderEliminar
  4. dile que un amor se fue de luna de miel y ya no de fiesta, dile que ya cubro el cuerpo y la jeta bajo las sabanas ocultas de verguenza, dile que la dignidad se queda en el recuerdo para que ande a ciegas como hoy y otro dia de esos que sobra imaginar cuando te dispara la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya frío. Vaya luna de miel que no es de fiesta...

      Eliminar
  5. pero esa luna esta hecha de miel, aqui hay hiel y dentro del higado hace fiesta, cuidar de tanta porqueria cuando hay noches despertares y poesía, para qué soñar recuerdos y suplicar que el alma al infierno no vaya a parar, si la tortura en vida ya esta y se hizo coloquial sin peros ni amagues.

    ResponderEliminar
  6. alla hay fieles y doncellas que se juran amor con lunas creyendose ya estrellas, aqui hay pobres mendigos y ladrones que con angustia y pena carecen de razones ilusiones y a cada uno te toca andar con la responsabilidad de "vivir" otros no les debe y se visten de luto antes que se les haga juicio, que tristes diferencias y que reales se hacen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "alla hay fieles y doncellas que se juran amor con lunas creyendose ya estrellas, aqui hay pobres mendigos y ladrones que con angustia y pena carecen de razones ilusiones y a cada uno te toca andar con la responsabilidad de "vivir" otros no les debe y se visten de luto antes que se les haga juicio, que tristes diferencias y que reales se hacen...."

      Lapidario
      Mis respetos

      Eliminar
  7. antes y ahora atras me han dejado y hasta luto me han dado y no quería invitados, se dejan atras mendigos y ladrones y luego da asco verlos en ni limpios sino asquerosos rincones, se suben estrellas y se golpean en la fuga de ellas y vivos o galacticos mejor atentos a ver qué mas hay que afrontar.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...