jueves, 4 de noviembre de 2010

Cajas y sueños...


Una gran empresa ofreció un pequeño empleo a Chucho: de mensajero. El cual desempeñó durante veinticinco años, la caída de su cabello, y sueños que sólo fueron sueños. Vio la transición de la maquina de escribir a la computadora, y en sus primeros años, la mecanografía aun se estudiaba. Hoy en día, con más de veinte inviernos sin nieve desde la última vez que tuvo jefe, Chucho consigue un buen lugar en la plaza central para emprender su nueva actividad.

Influenciado por viejos compañeros que compran y venden libros usados debajo de un puente, este hombre sin mujer consigue unas cuantas cajas para dar inicio al proyecto. Cada caja porta un nombre como título; en una se puede leer: fortuna, en otra: avaricia; dos adicionales portan: salud y justicia respectivamente, así como unas pocas restantes que permanecen sin explicación aparente.

En un cartel humildemente llamativo, Chucho escribe: Club de Sueños, y día a día va con sus cajas a la plaza a esperar por un cliente.

Para empezar el negocio necesitó mercancía, por lo que Chucho decide escribir sus sueños en pequeñas hojas de papel y clasificarlos en las cuatro cajas que exhiben nombre legible. Le costó diferenciar entre fortuna y avaricia, dado que ambos, según él, estaban relacionados con dinero fácil. Dedujo que la fortuna implicaba dinero bueno, y que la avaricia abarcaba lo referente al dinero malo, sin embargo, no logró con certeza precisar cuándo lo abarcado por dinero podría ser susceptible de discernimiento; a veces pensaba que lo malo estaba en el propósito y no en el dinero, pero en vista de su confusión, decidió que los sueños son sueños; y sin mucho análisis lo bueno y lo malo es fortuna y también avaricia.

En la caja donde se leía la palabra justicia, colocó sus sueños justos dudando del calificativo, debido a que cuestionaba la injusticia en hojas de papel de la misma forma en que se preguntaba cómo era un sueño justo. Para los deseos saludables usó la caja titulada restante, encontrándose con una gran cantidad de papeles con sueños escritos que no lograba clasificar.

El tiempo, haciendo de las suyas, empezó a decorar las cajas con grises sobre las hojas y polvo sobre deseos; mientras Chucho esperaba por un cliente con sueños para compartir.

Personas pasaban, preguntaban, reían y sonreían; de cuando en cuando y cada día.

Un día, un cliente llegó…

12 comentarios:

  1. Ohh, me recuerda a la historia de Hachiko, el perro que esperó toda su vida a su dueño fallecido en la estación de tren. Su dueño nunca vino. Hasta que el día en que Hachiko muere en la estación de tren, su dueño aparece, pero para llevarlo con el al cielo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me encanto Orly!!!! Sigue siendo un placer leerte.

    ResponderEliminar
  3. No me despiertes amor...
    mírame cuando duerma a tu lado y guarda silencio
    No vaya a ser que al despertarme
    todo se quede en un sueño.
    Pero si no lo fuese,
    si estoy a tu lado realmente
    entonces si....entonces despiértame
    y hagamos que esa realidad parezca un sueño.
    Luna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una entrada de este blog lleva por nombre: "Hay realiades qué llevarle a los sueños, mañana amanecemos de nuevo..."

      Eliminar
  4. MADRES
    Hoy no hay tiempo para dormir, para lo bueno y para lo malo, las madres siempre están ahí, abrazando sueños y derrotas cotidianas, alimentando cuerpos y esperanzas, cuidando, amando, limpiando suelos y conciencias, amarrando con abrazos alegrías y tristezas. Seres audaces que a veces sienten el mismo miedo que cualquiera, a veces incluso más; son consejeras de la vida que ellas mismas no aciertan a entender, salvadoras de una patria entre cuatro paredes aprendieron a luchar sin que nadie las enseñara, cordones umbilicales de la humanidad, gente normal y corriente que a veces confunden con magas que hacen fuegos de artificio con cerillas gastadas. Las madres, esa gente extraña que cambia pañales y amamanta, que teje, sueña, besa y abraza la vida del ser que creció en su vientre, ser extraño y paciente donde los haya que sabe amar sin esperar nada y suelta lo que más quiere poniéndole alas para que vuele.
    Allende.

    ResponderEliminar
  5. ni despacio, ni de prisa aprendo, no tengo igual lenguaje, no merezco la chispa del glamour, no hay hechos para esperar ni abraso que dar para quien sobra hombros que apretar, no hay necesidad si no se cree que hay un lazo de respeto infinito, uno que no se atreven a romper cuando no habría otra felicidad mas que la semilla que dibuja la pureza de elegir cuidar, que no crece por tanta piedra que el muro derribó y el lujo de construir en senderos lejos del nuestro. testigos del infierno que aun sueñan cabalgando en el cielo, no hay vinos ni melodías del cielo, hay aire y brisa al respirar con aliento. Una y mil veces es atrapado por colectivos recuerdos, recuerda con nostalgia no la semilla que se ahoga sin brisa ni viento, adora encontrar mas talento, no se puede pregonar la facultad de fecundar y toda tierra se puede anhelar y alentar para cultivar. Perspectivas en lineas, en cuentos, en poesía, en imagen, en pasión y lírica, no detenga la sonrisa si así es que siente bien está. Volverse Benedetti o ser poseídos por algún otro Cortazar que se hacen detestables por el uso del publico lector, forma marchita de toda fama que en vida construyen para parecer cada vez ser mas sensibles que otros que también poseen corazón. Y el mejor gesto? ver con los ojos del corazón, pero primero los besos y la pasión a tantos recuerdos y a tanto que queremos, para cuando las tierras tienen obreros sin corderos cultivan con sistemas de riego, dirigir, ser capataz es trabajo de orientar, inútil para quien ve al obrero como un inútil y sucio con el deber de la la tierra labrar que anda sudoroso, asqueroso para aquel que se baña mas. Pero mas importante saber que de la semilla comerá para alimentar y no dar de comer tan solo al alma que aun ha de conservar algo de bondad, porque el cuerpo se jacta con tanta personalidad al follar y follar que hasta se cree bello por saber follar y quizás, quizás es tan bello si es toda la verdad que se necesitase para vivir en gozo como esa felicidad que se ven en personas celebrando la fama de paz y solidaridad. Al abismo caía el abono que regalaban con la semilla y cabalgando lo vi pasar con riendas bien puestas y sin titubear volteó la cara y me dijo que pesar pero yo debo continuar mi camino, no es un cuento es una realidad. El precio que se paga por vivir momentos inolvidables es extrañar y el precio que se paga por vivir momentos detestables es saber vivir como un ser extraño. El precio de la felicidad es ser importante para la vida de otros y ya el tiempo pudo ayudar a decir lo que con palabras se arriesgaba a sentir el aliento del fracasado, porque a sufrir no viene, viene a gozar de caricias tiernas y sonrisas que la semilla inocente no pudo dar por el abono que se perdió al caminar con tanta seguridad y poca muy poca bondad por su tierra que solo sirve para aparentar ser mas, mas que solo un príncipe con el poder de concursar como justo y noble de verdad. Madres pasaban pero no posaban, preguntaban, reían y sonreían; de cuando en cuando un gracias recibía y cada día una lagrima caía.

    ResponderEliminar
  6. Por su web blog Orlan Silva
    de esa entrada de este blog que lleva por nombre: "Hay realiades qué llevarle a los sueños, mañana amanecemos de nuevo..."
    Hay que orar por ello cada noche.

    I don't understand how you
    Look right through it, lately
    It gets the better of you

    You stare into the void
    Seems like it's ignorant
    Looks like it's innocent
    But it gets the better of you

    You hear it calling you know the season
    Better be careful

    I have pick up the pieces

    Losing ground
    Losing ground

    You stare into the void
    Seems like it's ignorant
    Looks like it's innocent
    But it gets the better of you

    You buy into the noise
    Seems like it gives a shit
    Looks like it's innocent
    But it gets the better of you

    Black and blue

    ResponderEliminar
  7. Que recuerdo, que valía la pena, que cuando quiera, que el placer de la historia, que cometas simulan el ahora, que mirar y callar y seguir es constante para vivir esperando el deseo que valide el mas allá.
    You hear it calling you know the season
    Better be careful

    I have pick up the pieces.

    Hay maneras para afrontar, se dice eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he de captar tus líneas, entiendo que no se trata sólo de este cuento...
      Todos vivimos esperando un ir y venir de horas y dias que nos imponen una noción de tiempo y que, a la larga, nos revisten los juicios terceros de pasividad agresiva. Si. El acuerdo al que sucumbimos todos de que hoy es: tal fecha y tal hora, y de que ha pasado tanto desde aquello, o de que sigue pasando tanto y nada que llega lo otro; nos toca. Si. Y entonces ahí viene nuestro carácter: callamos, lloramos, reímos, o juzgamos de vuelta; porque nadie tiene derecho a cuestionarnos... pero si hemos sido nosotros los que nos ofrecemos para ser cuestionados, sobretodo cuando asumimos el acuerdo del tiempo. Pero... y si no habláramos del mismo tiempo, qué tal. qué tal sería si mis horas fueran segundos y tus días mis años. ¿Estaríamos esperando? ¿O más bien el "más allá" estaría más acá; mas cerca de nosotros?


      Saludos en letras

      Eliminar
  8. da igual bloguer, llegan hasta ahí, ni somos, ni sucumbi-mos y muy util ese sufijo, cada quien da vueltas allá o acá cerca no está y ni lejos en años, a diario son horas y no soy una de estrellas, captura en líneas y cada "cuento" DEL MODO de cada quien cuando en mil ojos se ven, eso cuando no hay unión mas allá de aquello a lo que describimos con el atributo de la aptitud que ilustra al humano pensante en su lucha de sobrevivir y funcionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de Rapsodia Bohemia:
      Nothing really matters,
      anyone can see...

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...