viernes, 17 de agosto de 2012

Ella, Usted o Tú (Nosotros)



Cada día la veo, entaconada, perfumada; bella: Ella. La mañana es ese ocaso invertido que en lugar de saludar, despide a la noche para promover las rutinas. Paso, peso, piso, poso y puso; sus gestos y mis pensamientos, el mundo que creo, de creer; no de crear: para hacerlo posible me toca soñar, soñarlo, darle ganas intrusas y darles la bienvenida, al fin y al cabo eso es un sueño al dormir, una especie de mezcla entre el deseo y la memoria de los sentidos, es el receso de la mente que uno pone a trabajar. Me quedo con los recuerdos no vividos, sentidos, sí, sentí dos, tres, y mil veces esos besos, esas caricias, esa sensación de mirada; mis sueños no tienen ojos, son para el despertar y sé que son los suyos. Te lo preguntarás quizás; quiso y pudo, será usted o tú, yo prefiero hablar de Ella, usted se me aleja de las letras. Un suspiro es una cápsula de aliento que se usa para ofrecer nombres al viento, como toda cápsula, tiene sus efectos: evocar, pero no es necesario, para eso viene una mañana, quisiera más bien un mañana: real y realizado, puede ser crítico, y ha de ser criticado también tan mal. Son así el soñar y el imaginar, a veces conviene, pero sin venir, en ocasiones conlleva y ni trae, es; lo sé…




15 comentarios:

  1. Que bonito, que reflexiones, que mezcla de ideas, sueños y sentimientos y que .... ¡¡ me gustó !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor. Gracias por dejar a estas letras posar para tu lectura...

      Gracias..

      Eliminar
  2. ver el día, promover al cielo, posar con gestos y mostrar pensamientos, despertar en un mundo que cree afanoso al terminar de festejar bienvenida tras amplia salida, al fin y al cabo eso de soñar reseca la mente -es trabajar para que el sueño se viva sin miedo evocando puro amor. No hay recuerdos que pesen al sentido real, sí, sentí dos, tres, y mil veces todo el deseo que refleja su actuar, esas caricias, esa sensación de mirar; sus ojos, sus mejillas las veo sonrojar, son para despertar, son suyos y de nadie mas. Te preguntarás quizás... quiso y pudo, será usted o tú, yo prefiero hablar de Ella y usted, les conviene llevar letras de Interés marcadas en la mente y en la piel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y suelen llevarse, de ahí los nombres - o el nombre - como para tomarse un par de dedos - índice y el mayor, preferiblemente - y acariciarse los labios...
      Es un gusto de sentidos, vocales y consonantes... Gracias por esta impecable huella...

      Saludos

      Eliminar
  3. Dejo un abrazo sin prisas entre tanta prisa...tan solo para usted.
    V. Jaramillo.

    ResponderEliminar
  4. INTIMO Y PERSONAL
    A veces el silencio nos cubre el alma
    nos apresa y nos confunde la voz, pero
    me atrevo a romperlo por un instante
    para decirte que te extraño.
    Este silencio es íntimo, personal e intransferible
    es el espacio en que tú y yo hablamos sin palabras,
    sin premeditación, sin distancias.
    Allí donde nos encontramos nos hicimos eternos
    en el mismo instante en el que nos cruzamos
    supimos de la magia de aquel momento.
    Creamos lazos infinitos creando lo que amamos
    sin necesitarnos, sin saber que nos habíamos elegido.
    Vimos el mundo diferente,
    distinto a como todos lo ven,
    aprendimos a construir desde la distancia puentes de cercanía
    a mirar la misma luna, a plantar las mismas flores
    mientras aprendíamos que los lazos hechos con amor
    ´nunca nos atan sino que nos entrelazan.
    Aprendimos a dibujar caminos entre las letras
    para que no se borrasen nuestros abrazos,
    una senda para no esperar sino aquello que merece la pena,
    aprendí a frenar el mundo tan solo...para encontrarnos.
    Angie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos levantado un camino continental con ladrillos de palabras, con historias narradas entre pisadas, con risas, con suspiros, con nombres del recuerdo y del olvido... Hemos hecho al verbo en cada verso, y hemos escrito líneas para que, cual cuerdas, sostenernos...

      Eliminar
  5. ni despacio, ni de prisa aprendo, no tengo igual lenguaje, no merezco la chispa del glamour, no hay hechos para esperar ni abraso que dar para quien sobra hombros que apretar, no hay necesidad si no se cree que hay un lazo de respeto infinito, uno que no se atreven a romper cuando no habría otra felicidad mas que la semilla que dibuja la pureza de elegir cuidar, que no crece por tanto veneno que el muro y el lujo construyó.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...