martes, 1 de octubre de 2013

Codes


“Hay quien no sabe lo que le interesa hasta que empieza a hablar de algo que le aburre…”
J.D. Salinger El guardián entre el centeno

Desde que me da por hacer de mis delirios escritos, he empezado a creer – y a convencerme – de que es placentero el hecho de contar algo con palabras en un texto. Estoy empezando El Péndulo de Foucault de Umberto Eco y me encuentro con que “el mundo de las letras y de sus vertiginosas e infinitas permutaciones es el mundo de la beatitud, la ciencia de la combinación es una música del pensamiento, pero fíjate, has de proceder lentamente, y con cautela, porque tu máquina [o tu cerebro] podría proporcionarte el delirio, no el éxtasis…” a mí lo que me proporciona es el nacimiento de la última a partir de la otra, por eso este blog ha venido llamándose como se llama. Antes de eso Eco dice: “La palabra debe comerse muy lentamente, puede disolverse y volver a combinarse sólo si se ha de derretir en la lengua, y hay que tener mucho cuidado de no babearla..., porque cuando se evapora una letra se rompe el hilo que iba a unirnos a [emanaciones] superiores...” Hablaba de Dios, pero me encantó el contexto. Luego, y ya para dejar al ilustre tranquilo, me deja con esto, y por eso dejé de leer para empezar a escribir: “si desplazas una consonante sin conocer su poder, una de tus extremidades podría cambiar de posición, o de naturaleza, y quedarías brutalmente contrahecho, por fuera, de por vida, y por dentro, para toda la eternidad…” Las palabras son una de las formas más populares de develar lo que se encuentra encriptado en cada silencio que nos produce la percepción cotidiana, sin embargo, las costumbres impuestas nos impulsan a decir lo que se piensa sin pensarlo muy bien; eso hace que se nos distraigan los porqués que se terminarán conformando con la compra de algo, exclusivo, que nos agrupe con otros confusos más, así terminaremos compartiendo la distracción y no el motivo que produjo el silencio original. Los sentires se entretienen mientras se aburren los pensares, lo que siempre está a punto de descubrirse ya nos lo explicaron y nos lo vendieron con las miles de maneras que hay para no estar solo ni en silencio; averigüemos un poco la confesión del otro que seguramente el otro estará averiguando la de nosotros… Quiero esto y quiero aquello, casualmente algo dentro del comercio, es impresionante cómo hemos de sentirnos extraordinarios siendo cada vez más convencionales… ¿Pero de dónde viene lo de ser único? De lo que alberga ese momento de silencio, ése, que se distorsiona con la letra errada y crea a las palabras inciertas…

11 comentarios:

  1. Me parece muy interesante lo que dices aquí...es muy cierto y observado cómo vivimos y pensamos en grupo...por no quedarnos más en nuestro silencio que es el que nos hace ver dónde estamos situados y lo que ciertamente pretendemos con nuestro pensamiento y nuestros hechos y acciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, y tanto es así que en la cultura India, por ejemplo, se enseña la meditación como forma de buscar respuestas mediante silencios prolongados - algo así leí por ahí - Por otro lado nosotros, los occidentales, tomamos esa cultura y la convertimos en mercancía... de esta forma pues... el silencio que falta desemboca en artículos que muchas veces sobran...

      Agradecido por tu visita. Un honor. Saludos en letras

      Eliminar
  2. en cómo y por qué adquiere, posee, compra y convierte, es poco para responder lo que se adopta como enunciado para articular y meditar,artículos individuales que hacen formas trascendentales. Hay que tener cuidado con los contenidos que se hacen reales para la vidas y mercancías, mientras haya honores se desborden los favores que aburren como interesan responderse y moralizarse como entereza, que fuerza la costumbre contrahecha, albergada y hasta tiene su defensa con profeta otros delirios menesteres , mas próximos a este y mas próximo termina el recital para que el silencio no acose tanta verdad de libertad de amar y plasmar .

    ResponderEliminar
  3. se encuentra en el espacio y el tiempo lo que se guarda y se aprecia como certero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, y sí, hay que tener cuidado...

      Salud y saludos
      Gracias...

      Eliminar
  4. "la palabra debe comerse muy lentamente"...como dice U. Eco, pues si, yo me las como todas y cada una de las que he dejado escapar de mi boca, las trago con un buen vaso de agua un poco alcalina pero van pasando...nunca debiera articular una sola palabra quien no dispone de equilibrio suficiente para exponerlas...es una lástima que solo los cuerdos puedan amar, sentir, hablar, a ellos se les perdona todo por esa misma razón por estar cuerdos y equilibrados, haré las reclamaciones pertinentes a mi fabricante para que ponga más cuidado la próxima vez.
    Ahora no tengo más remedio que seguir con la tara de los desatinos intentando restituir un poco de equilibrio en el desorden acumulado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de todo, aún sigo en pie y con el puño alzado...por lo que pueda venir....

      Eliminar
    2. Creo que fue Poe, no estoy seguro, pero aquello de encontrar placer en la locura, que este caso pueda tratarse de una cordura ausente, pues, tiene su encanto hasta cierto punto...

      Eliminar
    3. a marzo 2014 creia que era algo de aquello o por lo menos si es lo uno es algo de lo otro, pero ni muros ni escuadras ni numeros para medirnos en cantidad...si se es cuerdo o loco en el humano es mejor mostrarse como imaginario porque no se puede andar en línea vertical debemos contornearnos y si no fuese porque articulada la columna es no habría posibilidad, de equilibrar solo se siente el peso y ya... si lo sé, se tiempla la cuerda tanto que se pierde peso por pura fisica divina o especial y se cose y nueva o recosida ayuda a colocar de nuevo lo que se pueda en algún o su lugar,usar y usar a pesar de que tetas ó boca no paran de agrandar porque para todo cirugía hay y con todo esto no queda claro que linderos sin precausión pieden función...y puños en el rin para cuando haya adversario y nos convertimos en insignificantes triunfadores que dejan perdedores o trascendemos con ideas actitudes y voz de opinion, porque en lo que sea? ahí viene la propiedad de intelecto personal.

      Eliminar
  5. ya que confieso aquí que no he sido muy eficaz en eso de elegir cosas y menos personas y si hablo de ropa...cuando lo he intentado he fallado, yo no elijo ...seguro de eso estoy como humano que soy que cierto se pueda decir o deducir hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente, no sé, pero el desagrado por la mala elección puede que también sea inducido...

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...