sábado, 21 de diciembre de 2013

El hocico del cerdo…


Suelen las palabras describirnos a las personas, y bueno, al parecer, suelen los picos llevarnos a los rostros, por un tema etimológico… cosa de que, por las caras, nos vemos las muecas como si estuviéramos frente a un espejo, pero el espejo no es muy bueno para reflejar los pensamientos, la gente tampoco, pero hay un tema pedagógico aunque involuntario en el hecho…

Hay gente que está ahí y ese hecho nos lleva a asociar palabras como: disgusto, con esas personas, con sus rostros, con sus gestos y sus voces, y por así decirlo, sólo tienen que hablar y, cual hechizo; ¡bum! nos disgustamos… Un marido, una mujer casada. La frustración es un carrito chocón, tan ansiado a cierta edad, y en el parque de la vida, luego de pelearnos por el volante, nos quejamos de la situación. Entonces, la palabra toma forma de rostro, de gesto, nuevamente,  basta con ver al marido sonreír o proponer un brindis, para que el sabor amargo de una dudosa decisión, que en algún momento representó alegría, pues, se haga presente e invoque a la seriedad y a la tantas veces repetida auditoría de malos recuerdos. Y todo por qué; porque el rostro evoca, además, en este caso, la frustración se apersona… así vamos, poniéndole palabras a la gente; no todas son malas, claro está… la palabra goce, joy (como el inglés) se coloca en la mirada de algún amigo y sencillamente, él, o ella, sólo tienen que estar, simplemente estar, y nos agrada, nos sentimos bien, sonreímos de la nada (que es la forma más bella de sonreír) Pero no siempre es así, y lo malo, lo malo es que no podemos escoger en quién colocamos la palabra de agrado para que cuyo rostro nos brinde la alegría o la esperanza que necesitamos, por el contrario, quien más nos acompaña es quien lleva el peso del desagrado, como la mujer que le recuerda al hombre que ya no es niño, como la madre que le recuerda al hijo que no se ha emancipado, como el hermano que te recuerda que no eres feliz, como el amigo que te dice lo que no lograrás, todo con solo una voz, una simple mueca, con estar, con existir tan siquiera… y sí, es injusto, como todo lo humano… 

22 comentarios:

  1. Hay mucho de cierto en lo que dices. Ciertos rostros como un anclaje para el disgusto, la prevención, la alerta, también, sin duda, para el aprendizaje; y otros que representan lo siempre añorado, la dulce compañía, la paz, la calma, el amor porque sí.
    Un gusto leerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gusto es mío, además es un honor...
      Saludos en letras

      Eliminar
  2. los ojos no dicen nada por si mismos...es la mirada la que transcribe lo que se siente...tal vez ella, tenía una mirada triste y con esa mirada lo decía todo, alguien hizo sonreir a sus ojos durante un instante y eso cambio el significado de su rostro para siempre. Gracias a esa persona por cruzarse en su camino, con lo que todo ello conllevó. )¡(.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mirada... no dice nada y a la vez... dice todo...
      Saludos en letras
      Gracias siempre...

      Eliminar
  3. "No dejes que el mundo se quede esperando, escribe lo que sientes aunque no hable de mi, expresa el amor que existe en ti, ese amor por todo lo que te rodea por todo lo que hace que despiertes cada día y vívelo con plenitud"....le dijo aquella mujer que andaba perdida en un mundo demasiado cuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Pues recitémoslo: carpe diem ;-)
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  5. Carpe diem ;-)...siempre.

    ResponderEliminar
  6. El, cambió mi historia, se hizo riachuelo en mi sequía, entró de golpe en mi vida sin previo aviso y me pilló desprevenida, alteró mi tiempo y mi tristeza sacándome una sonrisa atemporal y me abrigó de aquel frio que sentía, cubrió mi alma con poemas de otros...que hice mios; y seguí caminando por la vida con un rostro diferente al que tenía, ese que solo él se atrevió a construir...a dibujar dándole un sentido que antes no tenía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en la película de Il Postino: "el poema no es de quien lo escribe, sino de quien lo necesita..."

      Eliminar
  7. como la luna...está ahí para todos aunque fuese creada para dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como el río, que en la noche ríe por ser el espejo de la luna...

      Eliminar
  8. Te pienso...te siento...cada instante de mi vida aunque solo esté a pedazos, a trozos...a destiempo...te amo más allá de todo cuanto hay en este mundo de locos...por hoy, es lo que te dejo ya que no tendré más tiempo de escribir....¡maldito tiempo!!.
    Luna ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pensar se vierte arte sobre textos paginando sentires de alma creadora...
      ;-)

      Eliminar
  9. demasiado anormal o normal las conquistas humanas que con verdad dan cólicos, emociones secuestradas con cada instante por inocentes que se hacen culpables y culpables que fueron inocentes y así a su vez y si ves mas ahondo un alma sin huesos ni piel como abismo y energía que manifiesta al ser y así; sentimientos valen por la acción, palabra, pensamiento y qué combinación, que confundida descansa como amor dominados o no fluyen con plena intuición; sentir crear y amar con palpitar, vaya...hace frió fuera del cuerpo y ahí confianza solo hay para el viento que le corre al andar.

    ResponderEliminar
  10. cada 11 días pretenderé huir y oír; aun no sabe que a diario ve por espejos y vidrios, no sabe de aquí, sale y se escapa y se esconde pero no huye señor... gracias a usted.

    ResponderEliminar
  11. dejar de pretender y asumir que la necesidad viaja con bienestar y deja de entrometerte esperanza que ya por tu querer huir pretenciosa a mi me vale un alto precio que sin anestesia me advierten se divierte de par en par es una verdad sin simular mas tras vidrios que se empañan por cada noche que juntos logran estar, que mas puede saber de aquí si jamas ha absorbido tanto gozo así, así se busca y halla en la entrada principal de un bar un par con sonrisas y trajes blancos que brillan como los ojos que lucen al querer captar tanto deseo por amar, ni se pueden igualar a las noches de lamento que se esperan en un altar o quizás en el cementerio de aquel que en silencio deja de respirar para al fin escapar. Honor de esto...?u mito popular será?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que los esclavos africanos, traidos a las islas del Caribe a trabajar; se "suicidaban" porque su creencia les decía que iban a resucitar libres en su tierra natal...
      Para entonces, y en esas circunstancias, el suicidio se convirtió en un escape. Luego los colonizadores amenazaban que si se suicidaban los mutilarían, para que al renacer, lo hicieran incompletos...

      Saludos en letras

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...