viernes, 7 de febrero de 2014

Apuntes sobre la ilusión




Lo que empezó como una burla se hizo también un juego. Una costumbre que no data de muchísimos años; “la viva esperanza, las expectativas favorables depositadas en personas o cosas.” Los significados cambian con el tiempo y como signo de una conveniente y convenida evolución de las palabras. 

En un intento por delirar, pareciera que la unión de unas cuantas sílabas tiene un valor cual dinero circulante en billetes de baja denominación. Unimos varios para dar con una cantidad mayor, para alcanzar el precio de eso preciado; bueno, así se le toman a las palabras: inflación y devaluación, conversión y control cambiario. Ya Galeano habló una vez de inflación palabraria, yo me refiero a usos alternativos, tipo contrabando, o chanchullo; como decimos aquí… 

Tomemos un papel en blanco, escribamos con tinta, con grafito o con tizas, con un portaminas casi dañado del que sólo se puede esperar rasgaduras para el papel, bueno, con cualquiera de los mencionados, luego tratemos de borrar para escribir de nuevo; una misiva, una confesión de frustración. Enseñémosla a alguien, una, tres, cinco y cualquier impar que se nos ocurra en veces; siempre quedará la curiosidad de qué hubo escrito antes, más aún que el mensaje de ahora, y eso pasa con las palabras, que siempre albergan un par histórico y distinto y cuya carga se deja entrever a causa del tiempo y de las veces (y no debe ser casualidad que para el inglés ambos sean time)

¿Pero cuándo dejó la ilusión de ser burla para ser esperanza? ¿Qué fue ilusionarse?

Para quienes hoy en día respiran, la ilusión es un motor de vida que bajo ningún concepto debe dejar de funcionar, eso hace que entre en el comercio, que se venda, que se rente y que se pague con el fruto del trabajo. 

Lo que le vemos a las celebridades, lo que se pone de moda, lo socialmente admirable, los temas de conversación; el sensacionalismo – y no como vicio periodístico, sino como grandilocuencia de lo vivido – “la vida no es la que uno vivió sino la que uno recuerda…” ¡Y vaya cómo la contamos! 

No en balde la ilusión, que etimológicamente empezó como un juego, sea hoy en día destino de nuestra pasión y despecho; tal como el amor…

¡Salud!

5 comentarios:

  1. Tal como el amor...aquella frase de "ese poema no es para mi"...y después de mil recuerdos y mil poemas después, no solo aquél si no muchos más, pero aquél, tenía "su aquel" y mucho tiempo después sigue teniéndolo. Todo lo que suele empezar sin querer, se acaba queriendo ¡¡¡y de que manera!!!...apuntes sobre la ilusión que se hacen pasiones con el tiempo...sin despecho...pero si con mucho mucho amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Todo lo que suele empezar sin querer, se acaba queriendo ¡¡¡y de que manera!!!"
      Así es...
      ¡Qué honor!
      Gracias a ti...

      Eliminar
  2. Gracias a ti...no me rendí.

    ResponderEliminar
  3. "No pretendo que me entiendas porque ni yo misma lo hago. No pretendo que llores conmigo, eso sería injusto. Me basta con que no huyas, me basta con que te quedes, que sepas que a veces, me da por ser niña y rio y juego. Y mis dedos toman vida y recorren las paredes haciendo malabares. Que sepas que a veces, soy viejita y achacosa y lloro o me quedo quieta...muy quieta. Y otras, soy joven y exploto, grito y me quiero comer el mundo en un mordisco y me hago grande, tanto que me pierdo. que todas soy yo, amándote a destiempo en frecuencias diferentes, en momentos que pasan y no se detienen...basta con que te quedes".
    "Mirándola a los ojos" Mercedes Reyes Arteaga.

    Precioso y triste...Ella le amó, pero El, solo quería experimentar...
    97+2

    ResponderEliminar
  4. Quien dice que no pueda llorar hoy cuando anoche reía a carcajadas?...¿acaso a eso se le puede llamar Bipolaridad?...tengo entendido que ambas cosas al unísono resultan conmovedoras, pero a eso prefieren denominarlo "locura"...agua y aceite que no pueden ligar juntos...pero creo que se equivocan, la tristeza y la alegría, el llanto y la risa pueden tener la misma densidad de sentimiento.
    Bueno....quédense con la duda si quieren de averiguar esta dicotomía que yo me voy a ligar tristezas con alegrías.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...