miércoles, 20 de marzo de 2013

Cuarto oscuro y cambios de una letra...


Llegó el insomnio vestido de madrugada a saludar las luces apagadas y a las puertas cerradas. El alma anfitriona esperaba con un par de copas servidas en letras y unos cuantos reclamos de boca llena. Las palabras se alojaban en el texto con muchas ganas de ser corregidas, quizás por el cansancio o quizás por el despecho. Unas pocas afortunadas malas noticias se recordaban, se trajeron a colación. Era hora de reflexionar los absurdos de la cabeza. Vienen importantes fechas; una historia se construye y todavía sus protagonistas no llegan a la escena. Bases presuntas para opinar y bases ciertas para la pena. Un sorbo de resignación; unas dudas con certezas. Bebimos y callamos, no hay ventanas ni luna llena. Una película sin volumen se transmite desde el televisor: puras muecas. Un recuerdo; problemas que se esconden en una letra. No enseñan, se ensañan; amargura, amar cura; los predios, los precios; el gesto, el gasto. Insultos, indultos. El sentir, el mentir. No es casual y sé que todos alguna vez lo hemos vivido: falta de aprendizaje por el ensañamiento, momentos amargos por vacunas contra el amor, poner montos a los límites de nuestros adentros, tener que pagar para ganarse unos pocos besos; aguantar, para ya no ser prisionero; dar lugar a la mentira por puro sentimiento. Así son las palabras del insomnio…




2 comentarios:

  1. Sin protagonistas? como es que tienes tantas escenas, ciertamente la etiqueta si a tanto la deseas, para si-, obtén la base que detenga la espera, muere el perdedor o renacen el cid campeador !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La noche del insomnio fue día de importantes noticias, se creó una expectativa colectiva, la cosa era el rostro de los protagonistas.

      Hoy tienen nombre...

      Saludos en letras

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...