miércoles, 11 de septiembre de 2013

Cólico…


Por qué nos agradará, por qué lo seguiremos albergando. Las pequeñas molestias se suman y no se sanan. Los malestares cuando no se desplazan se reciclan y empezamos, una, dos y tantas veces; vasos que ya no se desbordan porque no se llenan y vacíos que se desconocen porque no se acaban. Luego pensamos y nos creemos tontos, pero no se trata de tonterías, el pesar chiquito no acongoja y por lo general, siempre suele haber un malestar presente por el cual hay que preocuparse, constantemente; y entonces la vida nos la descontamos a sorbos a gritos y jalones; así le protestamos al cuerpo para llegarle al alma. Rezamos a una deidad Moda que nos otorga nuevas infelicidades por las que hay dejar el fruto del trabajo (el propio y el de otros) Nos ocupamos persiguiéndonos; creyendo alcanzar círculos, el tiempo sigue su marcha y las pequeñas molestias crecen, pero ya no las reconocemos y entonces reclamamos estupideces. Se lamen los lemas y se importa la sapiencia; pensamos, para creer creyendo al argumento como una buena idea… Idealizamos, para decepcionarnos con los resultados, para hacernos adictos u obsesionados; obstinados quizás para discutir y apasionarnos en un problema que no conocemos bien pero lo vemos mal. Es posible que el amor se trate de eso, de dejar pasar pequeñas molestias, para luego no entendernos y así mejor excusarnos, como cuando vamos al baño: nos sentamos buscando luego sentirnos mejor…


6 comentarios:

  1. Tienes una manera de analizar las cosas muy particular. Me agrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias, muchas gracias...
      Saludos en letras

      Eliminar
    2. Parece increíble la decepción que puede provocar un mal amor, o vaya a saber qué causas complejas y desconocidas.Se desvirtúa casi todo cuando ¡es tan fácil! :)

      Eliminar
    3. El mal amor - me gusta esa forma de decirlo - pero no tratamos sólo parejas, por eso "no es tan fácil"
      Si este delirio tan solo evoca a un "mal amor" entonces es un mal escrito...

      Gracias...

      Eliminar
  2. Este escrito evoca un gran amor, al menos así me lo parece a mi, tal vez sea que en cada cosa que miro lo veo. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte y por ende te cambia...pero si alguna vez has amado verdaderamente ese amor permanecerá para siempre en el lugar donde debe estar, en el corazón y a veces también en las tripas ¿por que no?...cólicos intermitentes que una vez acaban te dejan el cuerpo y el alma en calma, con el amor revolviendo todas las fibras de tu ser.

    ResponderEliminar
  3. quejar es uno de mas...obra que no creo no hayan mejores MOLDES por ahi del universo que crea sin parar, del ser y de su parte humana y asi viceversa- quejambrera; que el EQUILIBRIO se hace por si solo ...quizás -quejar y quejar , que 1/2 de la parte del ser, que trasplantes, que hernias, que colostomías y todo porque respiramos y se vive y qué tripas y qué dolor? negro o azul rechazo y determinación estan, viven aqui o allá -humanos al fin y al cabo que viven y eso es todo lo que como principio y fin importa ya.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...