lunes, 24 de febrero de 2014

Relativo a los rótulos…


Cuando empezamos a explorar el habla, descubrimos sonidos maravillosos, que asociamos a cosas, sin estar previamente incluidos en la lengua de nuestra sociedad. Es así como nuestros padres terminan repitiendo – porque es muy cuchi – los nombrecillos con los que bautizamos ciertas cosas. Nuestra versión del mundo al que no hace mucho hemos sido invitados. Cada uno de los presentes sabe y recuerda alguna palabra, porque seguramente fue tema de conversación a lo largo del crecimiento. Hay quienes aun no abandonan ese gusto bautista – yo al menos no – A los niños les digo “ondónkiros” y a las mascotas “comuy”; no sé, me suenan tierno, sí, probablemente existan como términos en otra lengua, e incluso tengan significados perversos, lascivos y degradantes. Pero en mi mundo fonético, la imagen que se forma a partir de este delirio es encantadora. Véanlo ustedes mismos; niños y mascotas, inocencia, es perfecto. Pero el motivo de esta cita no descansa en perfecciones, más bien se agota en contradicciones…

Tal como desarrollamos esa facultad de crear palabras, también hacemos lo propio dándole significados nuevos a las existentes, eso pasa en definiciones como camarada, que al parecer dejaron de compartir la recámara para volverse compañeros en ideología política, pero no cualquiera, sino de izquierda, en la derecha esa palabra sería un sacrilegio… y pensar que todo empezó por dormir juntos, bueno, como los lados: girondinos y jacobinos, con esta gente, al parecer, empezaron los posicionamientos en el parlamento, y de esto devino todo el rollo de las representaciones, otra palabra buena ésta última, porque en el teatro también se usa, y así, concatenando sin mucho raciocinio: el parlamento es una obra de teatro…

No pretendo criticar escenarios. El motivo en desarrollo aquí – y esperando tal vez un debate – yace en las etiquetas… hay acepciones, sí, pero no es eso exactamente. Venimos del cuento de los varios significados. Me refiero a las ganas de etiquetar, como vicio, y hasta peyorativo a veces según la dirección que hemos decidido obedecer, inclinarnos por ahí, y con todos los complejos que arrastramos de jóvenes; señalarnos unos a otros… lo digo otra vez: y así, concatenando sin mucho raciocinio: el parlamento es una obra de teatro…

Sílabas actúan de malas queriendo ser buenas, creando una especie de chocancia, o repudio, dependiendo de las circunstancias en las que se mencionan. Algo parecido pasa con los objetos, muchos terminan siendo símbolos, y entre estos y las etiquetas, nos vamos perdiendo entre significados... bajo ese caldo ponemos a hervir nuestras sensaciones, de libertarios opresores, de odiosos enamorados, de bondadosos malvados, y quien sabe qué otra contradicción sugerida e impuesta, para que luego se nos etiquete y así, como el parlamento, ser también una obra de teatro…

3 comentarios:

  1. Y en este invariable teatro de los parlamentos y las etiquetas poco originales, los niños van creciendo y se hacen adultos, cuando este hecho ocurre, la sociedad y sus máximos ordenantes, se olvidan de lo que hay que hacer después con ellos.
    Sin ánimo de etiquetar, a la juventud la podríamos equiparar a los jardines zen, a las cascadas de agua viva y cristalina, la plenitud del cuerpo y de la mente, del espíritu; debería ser el referente de todo aquello, que merece la pena cuidar y preservar.
    Construir un mundo sin etiquetas se está convirtiendo en un reto sin precedentes, donde cada día, cada minuto cuenta, donde los cimientos de una sociedad que pierde su significado más importante que es la unión y la lucha conjunta ha de edificar sobre esos cimientos, la esperanza de un futuro que nos concierne a todos.
    En esta obra de teatro que todos y cada uno de nosotros representamos, debemos elegir bien nuestro papel e interpretarlo con entusiasmo, con una actitud positiva, y reformularnos el cambio de las prácticas actuales de esos valores que se han ido perdiendo.
    Rótulos, pancartas y etiquetas, ruedan por los suelos ante la injusticia llevada a cabo por los que cometen esas mismas injusticias. La juventud es la savia de la vida, los rehabilitadores del universo (como a mi me gusta llamarlos). Ellos tienen en sus manos obtener la conquista progresiva de un mundo más equitativo y más justo para todos, y nosotros, los que ya hemos cumplido los años suficientes para estar de retenes, les ofreceremos nuestras manos si hace falta para crear un mundo que hace tiempo que espera ser reconstruido, porque como alguien que no recuerdo dijo una vez ...."las iniciativas de la juventud, valen tanto como la experiencia de los ancianos"
    Esperemos a que eso ocurra...pero no esperemos demasiado
    (sin etiquetar).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "En esta obra de teatro que todos y cada uno de nosotros representamos, debemos elegir bien nuestro papel e interpretarlo con entusiasmo, con una actitud positiva, y reformularnos el cambio de las prácticas actuales de esos valores que se han ido perdiendo..."
      Apláusos escritos, y sí, hay mucho que reformular...

      Eliminar
  2. Déjame ser, nadie jamás antes lo hizo...déjame ser para sentir que soy yo mismo y no lo que todos quieren que sea...necesito y quiero ser yo, elegir sin que nadie me lo imponga, si alguien me da esa libertad y yo misma me la otorgo, ganará el amor a secas...sin premisas, sin ligaduras...solo así ese amor será para siempre.
    El sombrerero Loco . ;-)

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...