domingo, 4 de mayo de 2014

Quejas…


Nos sumamos en represiones con los eventos que permitimos a causa de aquellos que negamos. El amigo de mi amigo se subleva ante un sistema de puestos de oficina, por cruel, por, llamémoslo, demagógico; y sale a la calle, porque el sueldo no le alcanza, porque el tiempo no le da y porque el amor no le llega; pero nunca se vio en el campo, él ni sabe dónde el campo queda. Pero tiene un amigo, que no es mi amigo, ni tampoco amigo del mío, de él por su lado… él tiene un amigo en el campo que también protesta, porque su empeño sufre de cansancio y quiere una oficina, un puesto pues que en lugar de ensuciarle las manos le ensucie el sentimiento, porque el amor le llegó pero quiere que se vaya, porque no haya que hacer con el tiempo después de asearse… A mi amigo y a mí nos gusta la misma mujer, pero no es ella en quien vemos el amor que no llega – porque a mí tampoco me ha llegado, pero yo no me sublevo – ella también protesta, y pretexta también, porque ha idealizado a alguien que no existe, porque no hay tantas cualidades en un solo ser. Ella tiene una amiga y su amiga también se queja, en silencio, porque todas quisieran ser ella, quizás para ella la belleza es un problema, y porque en un solo ser encontró todas cualidades… ahora añora alguien con más defectos, quizás sólo quiere estar sola pero no lo sabemos, ni mi amigo, ni su amiga; esa, la que nos gusta… Un día nos vimos todos porque despedimos a un amigo común cuya infancia pasó en el campo, se vino a la ciudad y ahora se va del país por trabajo, él se sentía triste, porque dejó el campo, porque dejó su puesto, y porque ya terminó con la amiga de amigo que a mí también me gusta…

18 comentarios:

  1. Alguien me preguntó : "¿de que te quejas?
    yo le respondí..."de la distancia".
    Llave pequeña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen de una llave dentro la boca simboliza a una respuesta...
      y por otro lado las mismas quejas ;-)

      Eliminar
  2. Pues hoy no me voy a quejar... ¡Buenas tardes!

    ResponderEliminar
  3. EN EL MOMENTO JUSTO
    Hace tiempo, cuando un niño nacía la gente solía decir la consabida frase "bienvenido al mundo", hoy esa misma frase queda en suspensión hasta nueva orden de cambio, queda relegada a otro plano siendo sustituida por la de "bienvenido al infierno", pero como los extremos nunca fueron buenos, vamos a dejarlo en un término medio dando una oportunidad al nuevo ser que llega, vamos a ser benevolentes y digamos que es "bienvenido al limbo o tránsito".
    Habría que advertirle, que en ese tránsito se topará con distintos personajes que llevarán impregnados interiormente el blanco más puro entremezclado con el negro más oscuro que puede existir; eso si, unos y otros le enriquecerán, para poder superar con éxito ese aprendizaje tendrá que
    ir revestido de fuertes tripas y un cerebro aún más fuerte para recibir y asumir los envites que le lancen.
    Este submundo por el que deambulamos es un agujero negro del que muy pocos salen bien parados, hay que ser conscientes en todo momento de que habitamos en él y las consecuencias que ello puede traer consigo. Todo se mide con doble rasero, como ejemplo de ello pongamos a la tan "valorada" honestidad que no es otra cosa que mentiras bajo sospecha, donde cada vez hay más gente ciega (esa que no quiere ver), se hace complicado separar lo malo de lo que no lo es, pero aún así hay que dar por bueno lo perdido y dejar las cargas pesadas en la cuneta porque cuanto más descargados vayamos, más ligeros andaremos, más a menudo de lo que creemos, se gana más cuando se pierde que cuando se gana.
    Los valores humanos han sido saqueados...simplemente no quedan, la "informatización" ha traído la "deshumanización" donde el dinero, el sexo y el poder (no por ese orden necesariamente) han contaminado la atmósfera que respiramos y han sustituido el corazón por una computadora.
    En fin...a la gente ya no le interesa ni la poesía ni las acciones acometidas con buena intención, por eso creo que Gabo decidió marcharse un buen día de este infierno, ni más ni menos que en "EL MOMENTO JUSTO" llevándose con él, sus rosas amarillas y sus poemas dejándonos en un mundo que sobrevive sin ello a duras penas.
    Saludos escritos ;-)
    Leonardo Cohen

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, aunque si bien Gabo nos dejó un tesoro incalculable, con lo que supo en los últimos tiempos de la vida, sus nuevas obras hubieran tenido un cierto sabor a sabiduría con un valor incalculable, superior a cualquiera de sus obras inmortales ya escritas....esa es la pena de quien muere antes de decir todo aquello que quisiera decir y ya no puede, es como el que tiene dinero suficiente para vivir dos vidas y vive una y corta.

    ResponderEliminar
  5. DEBERÍAMOS
    Reventar como pompas de jabón en el aire asfixiado por la tierra inerte, deberíamos irnos con la cabeza alta y sin hacer ruido, cerrando los ojos, apretando los dientes dejándonos caer en el vacío y así rompernos en mil pedazos como el cristal sobre la roca, entre azules y amarillos, con una sonrisa en los labios exhalando el humo de un último cigarrillo.
    Leonardo Cohen.

    ResponderEliminar
  6. Estoy bien, respiro y sigo vivo bajo el mismo cielo que tú miras y no me cabe la menor duda de que te amo aunque a veces me pregunte si realmente existes o es que al desearte tanto le di forma a mis deseos con tu existencia. Quisiera tocarte, mirarte despacio y tatuar con mis pupilas cuando lo hago, dentro de mi corazón.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de presentar una queja...mi amor me besa de tal forma que me ha gastado los labios ¿y ahora que hago?...¿dejo que me siga besando o pido una hojilla de reclamaciones?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dependerá de si el beso hace o no hace cerrar los ojos...

      Eliminar
  8. Lo que más deseo en estos momento y siempre, desde hace mucho tiempo, es abrazar a esa persona que quiero con todo mi ser...y no puedo.
    Esta es mi queja y aquí la dejo...a quien proceda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he querido idealizar en éstas herramientas a la botella de la que el náufrago se vale para difundir su mensaje, él - y nosotros - queremos que sepan que existimos...

      Eliminar
  9. De nada o de muy poco sirve idealizar...somos todos demasiado humanos para ser idealizados, con el tiempo lo aprendí. Somos partículas, chorros de energía que apenas sabemos controlar, apenas si creo en nada y en nadie, la experiencia nos acaba demostrando que cada cual mira para su propio lado; a estas alturas de mi vida ya no espero nada de nadie, lo que haga lo haré porque creo en ello y no hay más.
    Existimos, al menos de momento y eso ya es mucho, vivir es nuestro cometido y hacerlo según el dictado de nuestro corazón es lo más cuerdo y loco al mismo tiempo...pasaron los años de esperar a que alguien nos comprenda y menos aún de que se ponga en nuestro lugar. Sigamos por el camino que tenemos predestinado compañero de letras y de delirios, pongamos una sonrisa a los contratiempos que el tiempo y el destino nos escriba que ya nos ocuparemos nosotros de reescribir lo que no nos haga felices.
    Dakini.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y tomando una idea de Lyotard, somos esas sumas de pequeñas grandes hstorias ;-)
      Saludos en letras

      Eliminar
  10. se siente presión y se ahoga el sentimiento al sentir cada lagrima que no deja de caer y no dejan de caer y la cara se arruga y se amarran las sonrisas y el cuerpo se envejece... y duele y la mente ahogada ya de tantas historias que ve pasar y huelen a gozo pero nada de gracia hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gozo, el goce, no sé, hay algo con eso, a ver, cómo lo describo:
      El gozo se arrebata, eso es, de nadie es, nadie goza, no existe el júbilo colectivo, porque no siempre un orgasmo es compartido, que podría ser al menos un gozo de dos, pero no se da siempre, así que, el gozo es un arrebato: se lo quitamos a alguien y alguien nos lo quita, de esa forma, va, viene, se va, y vuelve (a veces, no siempre) pero digámoslo con optimismo: vuelve, a sabiendas que se volverá a ir, y puede que vuelva... El único gozo que podría quedarse, es el que encontramos en la tristeza... ¿no crees?

      Eliminar
  11. no, definitivamente no es unilateral lo que tanto existe en sociedad.
    así como gozo lo que se da, soy feliz con lo que entrego al hacer: así es, para cuanto se tiene y se es ¿Creo que la oportunidad si no existe se da, y por ahí que oportunidades se dan en sociedad? creo en el poder de lo emana del corazón para saborear o rechazar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rechazo, como opción, también tiene su sabor, ¿no?

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...