martes, 29 de abril de 2014

Silere


Llegó el día en que no podíamos hablar, no sé si a todos juntos, no sé si a todos a la vez nos pasó. Yo me di cuenta cuando empecé a caminar para ir al trabajo y vi cómo cayó del bolso de una muchacha unos cuantos billetes de baja denominación; alcancé el dinero y la llamé, dije: señorita y ella volteó hacia mí. Estaba por decirle que el dinero en mi mano era su dinero, y ahí, justo ahí, no pude hablar. Las palabras no salieron, así que moví los billetes en mi mano como simulando un abanico y la muchacha se ofendió, bueno, no hace falta decir qué pudo haber pensado o cómo pudo haber entendido mi gesto, la cosa es que siguió su paso y yo me quedé con su dinero. Pasé por una tienda y no pude hablar con el dependiente, con el muchacho que la atendía, me hizo un gesto de rechazo y seguí. Llegué a la plaza, tomé un libro que tenía en mi bolso y leí; todo lo entendía, leí en voz alta y escuché claramente cada palabra, cerré el libro y traté de decirle algo a alguien, cualquier cosa, un piropo a una chica, algo estúpido como: el amanecer es la esperanza que se viste de belleza en una sonrisa como la suya, señorita, pero no, no podía decirlo, me sentí como un loco, pero aun no desesperaba, soy penoso también, así que el miedo al rechazo, o a la aprobación, pudo haberme traicionado. Me senté al lado de un señor y abrí el libro de nuevo, leí en voz alta y el señor volteó hacia mí, quiso preguntarme algo pero no pudo, miró mi libro y leyó por un par de segundos en voz alta y lo oí, así que no era mudo, cerré el libro, nos miramos, arrugamos ambas frentes, movíamos las cabezas como si fuéramos a toser o a estornudar, pero no podíamos hablarnos. El señor hace unos cuantos gestos sin mucha paciencia hasta que entendí que quería mi libro, que quería que lo abriera, esta vez miró la escritura y habló: no podemos hablar mientras el libro no permanezca abierto…


Sosteniendo el libro entre mis manos me pronuncio: debe ser una especie de maldición y si no es eso es una locura entonces, pero no podemos hablar con el libro cerrado, no podemos hablar sin el libro a la mano, pero no sabemos si sólo somos nosotros o esto le está pasando a más personas, usted a dónde iba, a usted qué le importa, le digo porque podemos cerciorarnos por aquí mismo por la zona, así sabremos si estamos locos o malditos, o si es una epidemia, pandemia, agregué al final y empezamos: Quiero que seas débil. Quiero que seas tan débil como yo. Le dijo el señor a una señora que pasó y puso cara de querer replicar pero calló, y también cayó en una especie de impotencia, yo le expliqué a libro abierto, cual predicador, qué sucedía y ella se acercó al libro, pasó algunas páginas, leyó El amor es el deseo de encontrar a la mitad perdida de nosotros mismos, y luego nos dijo que quería saber si le ocurría a todo el mundo. Ya éramos tres y un solo libro, pasaron dos muchachas y la señora tomó el liderazgo, vale decir, tomó el libro, se acercó y dijo: La gente, al ver a alguien moralmente humillado, se alegraban demasiado como para permitir que sus explicaciones les privaran de su placer. Las muchachas sonrieron, y la sonrisa se extendió hasta el señor y hasta mí, pero cuando quisieron decir algo, no pudieron. Con un poco de desorden al explicar pues, ya sumamos cinco, tenía el libro en la mano y aproveché: el amanecer es la esperanza que se viste de belleza en una sonrisa como la suya, señorita. La más sonriente tomó el libro y se percató que no leí la frase, pasó algunas páginas y dijo: el amor empieza en el momento en que una mujer inscribe su primera palabra en nuestra memoria poética


Empezó a pasar el tiempo, se sumaba gente y ya la situación se estaba poniendo caótica, éramos muchos para los pocos que podían hablar, alguien me pidió el libro, pero no lo quise dar esta vez, se me venían todos encima así que prediqué: no sabemos si pasa únicamente con este libro, no creo que se trate de un hechizo, ni de una maldición, a ver, aprovechemos que hay un par de librerías por aquí y veamos si podemos cada quien tener el suyo y listo. Y así hicimos, una veintena de personas comprando títulos masivamente, quién lo diría, algunos me pedían sugerencias y bueno, por primera vez, de tantas veces que recomendé libros a mis amigos sin éxito, la mayoría acató cual orden qué libro les sugería. La muchacha más sonriente, que iba con la otra muchacha un rato antes, se quedó conmigo, por un momento pensé que era yo, o que fue mi frase estúpida, pero no, se quedó porque le gustó el libro y afortunadamente para mí, no lo había por los alrededores. No fui a trabajar, obviamente, estuve toda la mañana leyendo e improvisando: Parece como si existiera en el cerebro una región totalmente específica, que podría denominarse memoria poética y que registrara aquello que nos ha conmovido, encantado, que ha hecho hermosa nuestra vida


Pasaron los días, pasaron muchas cosas, en la oficina todos tenían un libro a la mano, las conversaciones pasaron de las marcas de ropa a las marcas en las páginas para no olvidar alguna frase. Se volvió más interesante la descripción de una mujer desvistiéndose que la imagen de una mujer desnuda. Fui con la muchacha sonriente a un restaurante y resulta que los libros ocuparon los puestos de los celulares, sí, el celular pasó a segundo plano. Cada mañana le gritaba a mi imagen frente al espejo esperando no despertar de este sueño, al ver que no podía hablar, me alegraba. Los mensajes de texto también tomaron un mejor lugar y un mejor momento, era la forma de comunicarse a distancia, sorprendentemente la escritura mejoró, aumentaron las redacciones propias y disminuyeron los mensajes de cadena. Fue un acontecimiento global. Los políticos hablaban con libros en la mano, los protestantes se documentaban, los malandros se vieron obligados a leer, a robar menos pues porque no podían intimidar con las manos ocupadas por un libro, se puso de moda abrir librerías, superaron en número a los puestos de lotería. La música, el cine, la televisión, todo había cambiado, el libro se volvió como un amuleto. Económicamente la demanda de libros enloqueció el mercado, de ello devino cualquier cantidad de bolsos y carteras de alta y de baja costura, para que todos tuvieran su libro a la mano, por contenido, por su estética, por su expresión artística combinada e incluyente. La gente más joven empezó a agruparse por estilos de libro, ya yo pues tenía una relación con la muchacha, y por supuesto el libro fue esa especie de cupido, nunca dejamos de citar; hasta cuando peleábamos, hasta cuando teníamos muy duros momentos: La primera traición es irreparable. Produce una reacción en cadena de nuevas traiciones, cada una de las cuales nos distancia más y más del lugar de la traición original


Pasaron muchas cosas, pasaron los días, hoy por ejemplo estoy a punto de casarme por civil, las imprentas tomaron el poder en muchos espacios, las editoriales tenían infinitas prerrogativas, a los escritores se les veía como divinidades. Nacieron nuevos egos, nuevos escenarios, un nuevo pensamiento que influía muchísimo en la población, mucha gente se aisló, mucha gente abandonó rituales, tradiciones, nació el tráfico de libros, la manipulación a través de la palabra escrita. El uso del papel ya no era tan responsable, y poco a poco a la gente le fueron cambiando sus valores morales, poco a poco, poco a poco nos fuimos convirtiendo en lo que solíamos ser antes del Silencio, así se le llamó al fenómeno de la plaza, y no por ser vanidoso, pero nunca recibí mérito o mención de algún tipo. Se inventaron múltiples historias sobre el origen del Silencio, cada quien creía lo que quería, y ya pues, frente al registrador, a punto de contestar la pregunta clásica que se hace en el matrimonio, con La insoportable levedad del ser en mi mano; y cerrado, contesto: sí, acepto…


9 comentarios:

  1. Quizas el secreto de todo se esconde en lo que el hombre cree que tiene pero que en realidad no.
    Quizas la verdad de las cosas se muestre a nuestro pies en el momento en el que tengamos la voluntad de conocernos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si; unos creen en lo que otros crean, pero como creación, ya luego será creencia...

      Eliminar
  2. Y mientras tanto...tenemos la mala costumbre de restar valor a las pequeñas cosas, de creer que sabemos lo necesario prescindiendo de lo que podríamos aprender, de leer por encima sin ver en cada palabra el poder que emana de ellas, de reducirlas a siglas menguando su libertad de expresión. Tenemos la mala costumbre de acallar nuestras voces ahogándolas en un mar de confusiones, de anotarnos tantos que no son nuestros y de eludir responsabilidades que si lo son. Tenemos la mala costumbre de adornar con matices las cosas más simples y hermosas de la vida, de mentir para no dañar, de dañar a base de mentir, de querer abarcar más de lo que podemos, de engañar a nuestra conciencia haciéndole creer lo que no somos o sentimos.; tenemos la mala costumbre de descuidar a quienes amamos y de valorar tarde lo que perdemos, de no amar lo que nos hace mejores, de llorar a escondidas como si fuera vergonzoso hacerlo a la vista de todos; de columpiarnos en el vacío del pasado sin querer hacerlo en el presente que tenemos.
    En lo más profundo de nosotros, hay un embrión que espera nacer, un embrión atemporal, fresco, lleno de asombro, inocente de cuanto acontece a su alrededor, ese embrión intenta enseñarnos como perder las malas costumbres, está formado por átomos de amor incondicional, construidos con sonrisas que han sido moldeadas con la base de una niñez infinita.
    Si estamos aquí y ahora, solo podemos estar donde estamos, porque vivir el momento es vivir desde el alma que cada uno de nosotros poseemos.
    Dedicado a alguien muy especial en mi vida al cual agradezco profundamente todo lo que he aprendido de él...por eso le dejo aquí mi abrazo más tierno y le dedico esta sonrisa desde el corazón ;-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y desde ahí mismo, un gran abrazo ;-)
      Gracias...

      Eliminar
  3. El amor es mi mejor arma, no temas, no hiere, tan solo dispara balas de nostalgia, llenas de palabras que te digo, palabras que te harán te harán saber cuanto me gusta que existas y lo mucho que te extraño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las balas de nostalgia, cápsulas de suspiro...
      ;-)

      Eliminar
    2. como un duelo entre vaqueros con llamadas de por medio.

      Eliminar
  4. Nunca había herido a nadie conscientemente, pero un día tuve que hacerlo, herí a quien más quería solo para que supiera lo mucho que duele y jamás volviera a hacerlo con nadie. El corazón también bombea sentimientos aunque suene poética esta forma de descripción; el corazón puede partirse en millones de pedazos y puede que no sea susceptible de ser recompuesto y si lo hace, su forma ya no será la misma, cada latido tendrá un tono distinto...ya nada volverá a su estado anterior , pero al menos habremos aprendido que con el corazón nunca ha de jugarse, que para eso hay otras cosas disponibles que además de divertirte no te ocasionan daño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, el corazón no es un juguete y no todo el mundo lo sabe...

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...