martes, 2 de noviembre de 2010

De vuelta a la rutina…


Sol con lluvia dan la bienvenida al día y a su concurrencia de rutinas; a lo cual se le incorporan unos cuantos pasos de zapatos, tacones y sandalias. Pensamientos de fe y desesperanza agregan ruido a las calles y se unen a bocinas de vehículos para los ya clásicos acordes disonantes; nos abstraemos con la música individual y nuestros pensamientos de labios sellados. Vamos al trabajo, al colegio; a la institución universitaria…


Se repiten las caras y las frases, así como las historias del día anterior. El futuro cercano que no se acerca lo suficiente, y el que deja de ser futuro para ser presente…


Mi cuerpo, que reúne unos cuantos pasos adicionales a los de siempre, toma ventaja para sentir un poco el agua que cae de los cielos, y de cierta forma sumar a la piel el sentimiento de las nubes: una gota que se aloja en el cristal del lente, para recordar las veces que he llorado; unas pocas descansan en mis labios, para las veces que he besado; otras buscan asilo en la ropa, para recordarme el calor con frio; y otras se esconden en mis pies, para no olvidar el camino que sigo…



De vuelta a la rutina…


8 comentarios:

  1. ...es sencillamente precioso...conmovedor...me encanta.

    ResponderEliminar
  2. A veces la rutina deja de serlo cuando en medio de esa rutina diaria surge algo imprevisto, algo con lo que no contabas pero que hace ese día distinto.
    De pronto alguien te hace sonreír con cualquier pretexto y todo cambia...¡cómo no agradecerlo!! hoy alguien hizo eso conmigo y desde lo más profundo de mi corazón se lo agradezco...ya ves que sencillo es cambiar la rutina de un día que amenazaba con ser lo mismo de siempre y que se ha convertido sin esperarlo en un día distinto y hermoso.
    Chispa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro todas y cada una de las sonrisas accidentales. Bien por su existencia, bien por lo que nos hacen sentir...

      Eliminar
  3. ¿HASTA DONDE NOS LLEVARÁ ESTE CAMINO?
    No me presiones con tus párpados cuando duermas, déjame salir de ellos para recostarme a tu lado; no quiero intimidarte ni que me intimides, solo estemos juntos y libres, que sea ese magnetismo, esa fuerza que atrae la que nos absorba como un diluvio de electrones, para estar donde queremos y no donde nos extrañemos.
    Quisiera peinar mi melena salvaje sin mirar como me queda, hablar contigo para enamorarme, sentir que me acerco al abismo con solo mirarte, cantar para destruir la rutina y tomar café cuando llueva; ser conscientes del efecto que nos causan las caricias que nos prestamos y nos guardamos como reserva, hurgarnos el corazón para sacarnos las espinas que se clavaron el pasado y curar las heridas, arrancar las dudas de cuajo, reciclar el odio y construir amor desde los residuos que quedaron de él, escuchar música para despoblar soledades no buscadas, marcharnos para regresar, contarnos lo que nunca nos dijimos por miedo a fracasar, hacer turismo por nuestros cuerpos yendo del paraíso al infierno y del infierno al paraíso, dormir con las persianas cerradas para que no escape el amor que nos dimos en la madrugada, dar largos paseos y llegar cansados a casa pero contentos, abrir los ojos y ver que estamos llenos de vida los dos, no culparnos de las cobardías y las debilidades, romper si se tercia todos los esquemas para buscar en nuestra piel donde vivir, dejar que nos aceche la mañana mientras nos escondemos bajo las sábanas como dos niños que juegan al escondite, atrincherar los labios en la anatomía de nuestros cuerpos y penetrarnos el alma en silencio sin asustarla.
    Chispa.

    ResponderEliminar
  4. "hacer turismo por nuestros cuerpos yendo del paraíso al infierno y del infierno al paraíso..." reconocernos en la piel del otro y darnos la bienvenida porque nos hemos convidado a quedarnos, ahí; " bajo las sábanas como dos niños que juegan al escondite" y que en su búsqueda, encuentran perderse ;-)

    ResponderEliminar
  5. ni despacio, ni de prisa aprendo, no tengo igual lenguaje, no merezco la chispa del glamour, no hay hechos para esperar ni abraso que dar para quien sobra hombros que apretar, no hay necesidad si no se cree que hay un lazo de respeto infinito, uno que no se atreven a romper cuando no habría otra felicidad mas que la semilla que dibuja la pureza de elegir cuidar, que no crece por tanta piedra que el muro derribó y el lujo de construir en senderos lejos del nuestro. testigos del infierno que aun sueñan cabalgando en el cielo, no hay vinos ni melodías del cielo, hay aire y brisa al respirar con aliento. Una y mil veces es atrapado por colectivos recuerdos, recuerda con nostalgia no la semilla que se ahoga sin brisa ni viento, adora encontrar mas talento, no se puede pregonar la facultad de fecundar y toda tierra se puede anhelar y alentar para cultivar. Perspectivas en lineas, en cuentos, en poesía, en imagen, en pasión y lírica, no detenga la sonrisa si así es que siente bien está. Volverse Benedetti o ser poseídos por algún otro Cortazar que se hacen detestables por el uso del publico lector, forma marchita de toda fama que en vida construyen para parecer cada vez ser mas sensibles que otros que también poseen corazón. Y el mejor gesto? ver con los ojos del corazón, pero primero los besos y la pasión a tantos recuerdos y a tanto que queremos, para cuando las tierras tienen obreros sin corderos cultivan con sistemas de riego, dirigir, ser capataz es trabajo de orientar, inútil para quien ve al obrero como un inútil y sucio con el deber de la la tierra labrar que anda sudoroso, asqueroso para aquel que se baña mas. Pero mas importante saber que de la semilla comerá para alimentar y no dar de comer tan solo al alma que aun ha de conservar algo de bondad, porque el cuerpo se jacta con tanta personalidad al follar y follar que hasta se cree bello por saber follar y quizás, quizás es tan bello si es toda la verdad que se necesitase para vivir en gozo como esa felicidad que se ven en personas celebrando la fama de paz y solidaridad. Al abismo caía el abono que regalaban con la semilla y cabalgando lo vi pasar con riendas bien puestas y sin titubear volteó la cara y me dijo que pesar pero yo debo continuar mi camino, no es un cuento es una realidad. El precio que se paga por vivir momentos inolvidables es extrañar y el precio que se paga por vivir momentos detestables es saber vivir como un ser extraño. El precio de la felicidad es ser importante para la vida de otros y ya el tiempo pudo ayudar a decir lo que con palabras se arriesgaba a sentir el aliento del fracasado, porque a sufrir no viene, viene a gozar de caricias tiernas y sonrisas que la semilla inocente no pudo dar por el abono que se perdió al caminar con tanta seguridad y poca muy poca bondad por su tierra que solo sirve para aparentar ser mas, mas que solo un príncipe con el poder de concursar como justo y noble de verdad. Madres pasaban pero no posaban, preguntaban, reían y sonreían; de cuando en cuando un gracias recibía y cada día una lagrima caía. Día a día y a su concurrencia de rutinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta huella es todo un honor, será una entrada en este blog el día 10 de junio...

      Eliminar
  6. si quisiera mas duplicaciones del anónimo lo hubiese hecho yo; asi que no, es de mi persona y suficiente copia queda ya para elogiar esta escritura con tan mi crudo dolor y es mi dolor y es el justo momento, es ese segundo en que los detesto; cada vez que leo pretendiendo ilusionar mi otra forma de alentar mi letra con otra pasión que no sea el dolor, llega la red facebook y destruye mi buena intención , veo tanto placer en Benedetti y Julio Cortazar y que me importa si muchos los disfrutan, solo yo y yo siento detestar cada palabra que promueven con tanta gracia y gozo, como detener el odio si no es justo para mi no odiarles ...y dígame aquel, no basta el látigo de mi momento para querer publicarlo mas otro dia cualquiera donde quizas recuerde una gota de felicidad y llegue a detestarla como otras mas. qué cree me falta para recordarlo como otra voz de mas. no, no, no gracias. No. otro día puede gustarle a usted, pero no es este cualquiera--- repito una y mil veces mas, deje ahí no mas, no soy un poeta no mas, ni soy tan especial, no mas que ser una humana como usted y otros tantos que andan y divagan y lloran y ríen y sueñan y mas y más.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...