sábado, 3 de diciembre de 2011

Por escribir…


Pasaron un par de meses desde la última vez que el papel se tomó la tarea de albergar pensamientos de tinta, hemos vuelto a ponerle azul a la vista, hemos vuelto a buscar las palabras en el humo del café con música; en los minutos restantes para elegir obligarme. La noche aprovecha estas fechas para  adelantarse al tráfico y llegar primero que los destinos, sin que las horas abandonen su curso. Últimamente ya nadie apura o retrasa los segunderos del mundo ni los primeros mandatarios…

Nos fuimos a los rincones de esas grietas, que se forman en la soledad temporal de la espera, donde justamente uno empieza a acordarse a quién llamar y qué decir. No llamamos, no dijimos, sólo esperamos, solos; huyendo de coros y consignas que mal llaman temas de conversación. Nos empezamos a contradecir Pasado, Presente y Yo, como siempre: excluyendo al Futuro por su idilio con cada sueño que corre, vuela y navega; pero que nunca llega a la realidad…

3 comentarios:

  1. "La noche aprovecha estas fechas para adelantarse al tráfico y llegar primero que los destinos, sin que las horas abandonen su curso."

    Esta noche, la mía, me muestra en la lectura de tus palabras lo que si y no trasciende cuando por escribir se atrapa el tiempo entre una hoja y un lápiz.

    Bellisimo...

    ResponderEliminar
  2. TELÉFONOS
    "Hola, ¿Cómo estás?...soy yo, aquella, la del pelo trenzado y la voz queda, aquella que siempre te amó, que aún te ama sin que le pese nada, esa a la que le encantan tus poemas escritos con tu alma y hasta la mía llegan, la que intenta estar cada día para ti aunque llueva, aunque tenga que arañar segundos al tiempo que se queja, ¿me recuerdas?...si, soy esa que permanece a la espera de que el teléfono suene, la que se mantiene despierta, la que escribe mientras espera, soy la misma de siempre, quizás con un poquito más de sapiencia, la de los ojos grandes pintados de tristeza, la de la sonrisa de Monalisa , la de las manos destempladas por el frío que las besa. Soy la que permanece a tu lado, la que te ama cuando menos te lo esperas, lo accidental y lo esperado, la que pronuncia tu nombre en silencio cuando estás soñando".
    Los teléfonos quietos, como objetos inanimados, permanecen callados, esperando...siempre esperando voces al otro lado que nunca se oyen.
    Mientras tanto...besos escritos y abrazos, inmensos abrazos llenos de oxitocina.
    Angie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonrío al mientras tanto y cada evento que devenga de él ;-)
      Gracias por cada letra, por cada gesto y sentir que se forma con ellas...

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...