miércoles, 27 de junio de 2012

Tribales y hadas…



El bar abrió y abría el paso a los espectadores ávidos de sonrisas falsas e impaciencia cierta. Las anfitrionas bailaban para el dinero y la pena y a la moral de las vergüenzas. El tiempo profesaba, enseñaba; dictaba verbos a los labios, a las piernas, a las caderas. Se atendían los cuerpos mientras lamentaban las mentes. Los sueños se perdían entre las copas y se dejaba el calor entre marcas de dedos y pintura de bocas secas. La música de músicos, la música sin músicos: las letras que recuerdan y las que no se deben recordar. La mayoría alegres, para eso pagaron y beben. Se anuncia el primer baile…

Contaba la gitana, por vestida y no por hablada, contaba y cantaba; con alegría, con agonía. El público la aclamaba, la manoseaba: era ese derecho adquirido por tragos recién comprados. Su cuerpo era arte y sus movimientos protestantes; se imponían la sensualidad y la rebeldía: siempre sedienta de un reto para restos que no dan sed.  La fantasía era el exceso de la realidad y a su nombre los sorbos; por eso aplaudían. Ella se escapaba y lo disfrutaba; la pena se disfruta aún más cuando se vive sin estrellas y cuando la luna se dibuja en techos de tabernas. Se anuncia el segundo baile…

Máscaras venecianas para ocultar algún gesto. Los pensamientos también bailaban y se salían de las siluetas; la noche es de las sombras: si hubiera, si fuera; pero por eso estoy aquí. La gitana detalló alguna lágrima que aun no se confesaba. En los pies descalzos se inicia la admiración de una mujer que te lleva la mirada a las alturas. ¡Salud, a sonreír! 





Saludos a las amigas de Paradisea Tribal

6 comentarios:

  1. muy bueno en realidad, sorprendente como usas la palabra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Victor. Muchas gracias. Saludos...

      Eliminar
  2. HADAS
    Existen hadas buenas y hadas sin entrañas, estas últimas van cargadas de agujas que hieren apenas por nada, suelen ser hadas heridas en el alma, y hacen daño sin pretenderlo, jamás buscan la venganza...antes eran hadas buenas, es solo que las circunstancias y el miedo a ser heridas, las hacieron malas. Ese hada nunca quiso hacerte daño...ella te amaba...aún te ama y es por eso por lo que todavía no ha tirado la toalla. Quiere volver a ser lo que fue, porque así no es feliz ni hace feliz a quienes quiere con el alma; las hadas que sienten miedo, no son muy afortunadas, sufren más de lo que nadie puede imaginar y luchan cada día por dejar de sentir ese miedo que las atenaza...cuando se vuelven malas, les quitan la varita mágica y se convierten en humanas, entonces ya no tienen privilegios son uno más en el mundo de los que se pierden y han de encontrar la salida a base de esfuerzo y constancia. No, ella nunca quiso herirte, aunque así lo creas tú. El hada sin entrañas ha llorado por dos vidas, aún le duelen las heridas que ella misma se provocó. No culpa a nadie, las hadas asumen su responsabilidad cuando se equivocan (es lo que conlleva el tener una parte humana) Es sencillo de entender si lo miramos desde esta perspectiva:
    Ella era esa clase de "hada" capaz de asumir y engendrar en si misma las taras que el mundo dejaba olvidadas por no poder llevarlas a cuestas; tenía la capacidad de acumular infiernos de otros y hacerlos propios, así es como bajó a ellos sin pretenderlo, ardieron sus sonrisas en las llamas, sin embargo aún cuenta con ese poquito de magia que puede devolvérselas, aunque ya no vuelva a ser la misma, su esencia quizás pueda recuperarla, tal vez y ojalá que pronto, puedan devolverle la varita y aunque ya no pueda hacer apenas magia con ella, al menos habrá aprendido que la vida es demasiado corta para desaprovechar la magia que es... vivir.
    Pase lo que pase siempre te esperaré, que tú lo hagas o no...se escapa de mi poder.
    Un hada humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un hada humana que deja confesiones... esperaremos...

      Eliminar
  3. AUTÉNTICA MAGIA
    Vivir, respirar, andar, correr, sentir, reír, amar, soñar, perdonar, mirar y ver más allá de lo que la vista alcanza, no esperar nada de nadie y si recibes algo agradecerlo sin más, curar las heridas, ser mejores cada día, creer en uno mismo y quererse con todas las consecuencias, no herir a sabiendas, disfrutar de cada momento por pequeño que éste sea, dejar de llorar por quien no lo merece, llorar cuando acontece y por algo que valga la pena, reír hasta que las vértebras duelan, batirse a duelo con la tristeza, levantarnos cuando nos caemos repetidamente porque cada vez que lo hagamos seremos más fuertes, tener fe en uno mismo y conseguir las metas, soñar con imposibles y con posibles, andar a la carrera, dormir plácidamente sin que nadie te despierte, dejar los insomnios inertes en la cuneta, besar, saltar, abrazar, no mirar el reloj para tener más tiempo, morir con dignidad entre los seres que amamos, sentir la brisa en el rostro cuando andamos, soterrar la venganza antes de que ella te mate, correr entre los lobos como uno más de ellos y en libertad, defender la justicia ante la injusticia desalmada, abrazar a un perro...a cualquier animal que se deje abrazar y nunca, nunca dar el poder a nadie de que te haga sonreír o llorar a su antojo, nunca des ese poder a nadie porque ante todo y ante todos TÚ eres lo más importante.
    Una aprendiz de hada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "morir con dignidad entre los seres que amamos, sentir la brisa en el rostro cuando andamos, soterrar la venganza antes de que ella te mate, correr entre los lobos como uno más de ellos y en libertad..."
      Ojalá

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...