lunes, 21 de abril de 2014

también seguiremos hablando de empatía


¿Qué es conceptualizar? La primera artimaña del pensamiento inducido. Es la organización de las ideas en conceptos, para así tener claros los argumentos que deberíamos enmarcar en los mismos; algo así; algo así leí. Aquí despegamos con el delirio: todo pareciera tener explicación, todo pareciera tener una palabra que lo defina. Entonces me apunto – para conceptualizar – qué es empatía; una farsa, quién la siente, nadie. Admitirla como sentir equivale a admitir la equivocación cuando en la admisión misma yace la grandeza; eso es. Oye creo que me equivoqué, discúlpame, por favor. Falso. Así como también; me pongo en tus zapatos, te comprendo. No. Lo que se comprende es el reconocimiento a lo brillante que somos cuando nos damos cuenta de que el otro debe estar padeciendo algo, y somos más brillantes aún cuando lo recreamos, pero sin el pesar del sentimiento: eso lo llamamos empatía. Entonces suponemos, para luego criticar creyendo que un ápice es una gran historia; y qué es esto último: no hay que leer tanto para darse cuenta que parecemos hacernos de pequeñas historias, y que estas pequeñas historias se parecen mucho a las de muchos otros. Nos damos cuenta hasta por el color de la ropa, o mejor, por la marca, y por la marca sabemos qué tal se habla la jerga, y por la jerga sabemos más o menos dónde vive (o dónde le gustaría vivir porque por ahí anda) y que por dónde vive (o quiere) sabemos su inclinación política, así como la política alimentaria, o alimenticia, da lo mismo. Sumamos las pequeñas historias y se nos revela el gran relato, el gran precepto que sin razón aparente todos seguiremos. Como también seguiremos hablando de empatía, y de ahí pues comprendernos. Pero no, no hemos comprendido, se trata de nosotros, apenas hemos dado el primer paso que sería el haber reconocido en el otro, con paciencia, y sin perder la compostura, que eso que lo acongoja puede también llegar a nosotros y que cuando nos toque, también nos desesperaremos, y nos desesperaremos más cuando sintamos que no se ponen en nuestros zapatos…


12 comentarios:

  1. todo parece *no solo tener una -sino unas cuantas palabras que definen el parecer. Nos damos cuenta hasta por el color de la ropa, o mejor, por la marca *y por las marca sabemos qué tanto se distinguen y no solo en jerga -lo que gusta porque por ahí anda y por dónde ahí o allí se sigue y se quiere -zapatos ajenos - se sabe de inclinaciones *sean política, deporte, sexo y todo eufemismo que alimentan las ideas y da lo mismo que la charlatanería. Suman y se asumen no solo a las pequeñas historias que grandes se nos revelan y logran relatos de historias que forman recuerdos.
    Preceptos que sin razón aparente todos seguiremos.
    Como también aquí se sigue hablando de empatía, y de ahí pues de comprensión...
    y de tocar y desesperación quedan quienes caminan como acto de fe dadas las sensaciones de la realidad de esta vida que se hace cada día, construcción relativa es la bondad que solicita la susodicha empatía que se desgasta con la energía compartida con que algunos despiertan y comparten día a día y otros la desgastan con los sueños que reciclan al buscar el pan en la limosna día con día - parece que todo requiere de la empatía con el desgaste de energía compartida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante perspectiva, un comentario muy acertado que si me permites comparto contigo.
      Saludos escritos.

      Eliminar
    2. Así es. Apláusos escritos. Un honor ;-)

      Eliminar
  2. ¿Por qué no sentir una inmensa gratitud por quienes nos han entregado tanto? yo lo hago y no me pesa, al contrario, creo que agradecer engrandece a quien tanto nos ha dado, sabiduría, paciencia, cariño, ternura, incluso odio. Todo ello es sinónimo de amor y el amor nunca y pese a todo puede ser malo, ¿por qué si no vivimos, sino por él?....claro que es maravilloso agradecer, sobre todo a quien se ama con toda el alma.

    ResponderEliminar
  3. Tercer Cielo "Mi último día".
    Pentagrama.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué no sentir una inmensa gratitud por quienes nos han entregado tanto?
    Una pregunta de rigor...

    ResponderEliminar
  5. Gran empatía querido amigo...yo diría más bien " empatados"...siempre dije que era raro pero no tonto, lástima que cortemos por lo sano...era divertido aunque fuese poco humano.

    ResponderEliminar
  6. empatia no es ser agradecida, no es la cosa ni no como se da la cosa, no es su jeta es todo ese cumul de energia unida y complacida, como tan compacta que nada sobra ni hace falta, no puedo ni carcajear, ni llorar, mas bien absurdo comparar cuando existe la individualidad y lo subjetivo del contexto, vayase a saber del "maniaco" "ñero"que escribe y vive.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Me quedé sin apetito de tanto verlos disfrutarle, dedicaron tiempo esos bocadillos... hubiese entrado a escondidas o me hago de un disfraz pero eso hubiese sido, ahora acato de no llegar sin invitación y cuido la mula que hay en el interior de la casa del jefe señor...
      [¿Entonces hay una molestia?]
      posibilidades como bocadillos para gerencias y pasabocas, para todo aquel que en la reunión está y alcance a agarrar... qué arena... borona es, sobre roca se sedimenta y se oprimen ojos cuando se bañan de eterna esperanza, ví construir un país donde soñaban y lejos estaban, a salvo ni el conejo de la suerte está, no. Pero es su país por donde corre su realidad, es a Alicia no Irene a quien llama para que corra detrás, no es a ella a quien se le vienen Olas borrando sus huellas... siento como arde la piel arrancarla. Podría ser menos doloroso que sentir como se echa a perder, distinto caminar sabiendo que no necesitas a nadie para protegerte de la distinción de separar dos cuerpos para que al rato se extiendan los brazos y rindan el tributo de despertar al lado sin poder negar que se cubren la piel...
      [Me temo que los anónimos se me han mezclado (Irene/Alicia]
      están es rejuntos, rejuntados, c...y que h...me deja muda pero picaresco es para algunos. [no al picaresco que he querido dejar escrito] Mas que asegurado, y me gusta eso de acallar aguantando; es como saber que se tiene capacidad y a ver hasta que resiste o qué tanta fuerza se ofrece al soportar. Nada que no se sienta ya, que odio, que necesidad, resequedad y sigan con nombres para al fin todo es tan mínimo que da igual, en algún termino se habrá de explotar. Fluir sin piedras, fluir sin camino, cada individuo se entiende en conjunto, ni el negado se da cuenta que así fueron ellos quienes lo llamaron, más que nombrado... apueste que no fue ni estrella ni luna, apueste que fue un punto que reflejaba y rechazaba, afirme que hay olvido y se existe... hay que olvidar para recordar, y hay veces que veo de frente e imagino como trasciende este verbo... se puede creer que es por el hogar...de mil modos se ve…
      Mira que comía y qué agradecida y no podía ni una sola palabra ser dirigida, y mira que servía y pensaba en el postre que compartiríamos, mira que qué distinto es la empatía, mira que es por dentro donde se lleva el secreto de nuestra vida, mira que los valores y la osadía sólo pertenecen al imperioso corazón que late a cada instante sin detener, pero mira, mira cómo se puede ir también la respiración día a día, que me atraganto y no sé de maniaco pero no me han gritado... empatía no es ser agradecida, no es la cosa ni no cómo se da la cosa, no es su jeta, es todo ese cúmulo de energía unida y complacida, como tan compacta que nada sobra ni hace falta, no puedo ni carcajear, ni llorar, más bien absurdo comparar cuando existe la individualidad y lo subjetivo del contexto, váyase a saber del "maniaco" "ñero" que escribe y vive...”

      Esto: “apueste que no fue ni estrella ni luna, apueste que fue un punto que reflejaba y rechazaba, afirme que hay olvido y se existe... hay que olvidar para recordar, y hay veces que veo de frente e imagino como trasciende este verbo... se puede creer que es por el hogar...de mil modos se ve…” Me encantó…
      Somos puntos, sí: puntos suspensivos… Diría Cerati: “signos, mi parte insegura, bajo la luna hostil, signos…”

      Eliminar
    2. mira la atención distintiva, mira que Cerati dirá pero los signos por sordos que somos, mira que de tanto imaginar es que se inmuta el hablar, de ahi que eso es por pura necesidad de la lengua tirar, una paralisis estomacal existe de tanto apretar para no vomitar, pero por caños y rincones y el cesped de Venezuela no hay sino estrellas de revista y novelas, en Colombia se ven picarescos, fiesteros y faranduleros y tambien ñeros y facebookeros y twitteros y lo que mas le gusta es lo que quizas mas le distingue para gozar de palabras en el corazon, no se de bloggeros , no se mucho pero de a poco a poco se ve mucho se puede recoger para aprender...y si anónimo porque la bala en Venezuela o Cartagena o en Pereira o aqui destruye caras y deja jetas.

      Eliminar
  7. mira que comia y que agradecida y no podia ni una sola palabra ser dirigida, y mira que servia y pensaba en el postre que compartiriamos, mira que que distinto es la empatia, mira que es por dentro donde se lleva el secreto de nuestra vida, mira que los valores y la osadia solo pertenecen al imperioso corazon que late a cada instante sin detener, pero mira mira como se puede ir tambien la respiracion dia a dia, que me atraganto y no se de maniaco pero nero me han gritado.

    ResponderEliminar
  8. desahogarse es brutal, la explosión y el detonante es sobreactuar en un mundo real, por fosforito resulta encerrado y apagado.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...