lunes, 27 de febrero de 2012

Momento recurrente…



La disección en la decepción no acerca respuestas sin herirse con tantos filos de preguntas. Reflexionar un poco obstina mucho para la voluntad de la negación. Muchos gritos se citan pero no se escuchan, las lágrimas ya pasaron de la pena a la alergia; cuesta un poco respirar. Los soplos de aliento ya no buscan besos ni nombres sino aire anónimo en un cuarto gris de tos y de humo. Las manos insisten con fracaso el cubrir un rostro desenmascarado, las palabras no se ordenaron y las letras se hicieron garabatos. No hay última carta que pueda proclamar un adiós mientras el pasado no abandona y el olvido olvida olvidar. Por eso y por ahora, nunca sobra una más de las faltas…

9 comentarios:

  1. Grandes estragos dicen sienten ya; siendo así, no hay mas dura decepción que herirse con filos de aquellos con doble negación, mas ya no hay que reflexionar sino aceptar tal voluntad.
    Muchos gritos se citan y si se escuchan, las lágrimas no han pasado de la pena a la alergia; cuesta mucho respirar, pero aun tiene soplos de aliento- así que aun se sienten y se buscan en besos, en lugares perplejos, tal vez sin nombres, pero esas las manos insisten con el fracaso de cubrir un rostro desenmascarado, las palabras no se ordenaron y las letras si se hicieron garabatos. No hay una última carta que pueda proclamar un adiós mientras si hay una proclamación que no hubo necesidad de una carta que luego hay que romper y desechar..así se olvidar ya esta, no olvidó olvidar en su interior-subconsciente de deseos, por eso y por ahora no hay otras faltas que algún día no hagan penar y llorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, somos selectivos incluso al confesarnos en la soledad, los despechos obran con herramientas de paradoja, por eso quizá nos contradecimos basándonos en la confusión, ciertamente, porque esa sería la certeza ¿no?

      Saludos siempre, y gracias...

      Eliminar
  2. selectivos? no hay confusión en mi. ciertamente se decide hacer estragos o no CON LOS OBJETOS, ciertamente hoy en día se confunde al seleccionar, pues a las personas no se seleccionan, a todas en general se aceptan y se distinguen, distinto que ADOPTAR a un grupo para construir la elección de tu camino, ese que si se elige, como toda cosa u objeto, o eliges tus sentimientos y como éstos es mejor que no cultives tantos para solo permitirte sentir los que te enseña Dios a darle valor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, pero esa elección tiene mucho que ver con la experiencia... Entonces sí somos selectivos y podemos estar confundidos en un momento dado... Claro, también me hablas de Fe, quizá ese es el punto ausente en el delirio y presente en tus comentarios... Quizá ahí está la cosa...

      Eliminar
  3. la fe es un valor a las elecciones de Dios -si no motivas la apatia, creo en ésta creación divina- nosotros somos sus elecciones y el nos elige grupos y caminos, solo que en ciertos, muchos la verdad, unos mas profundos o de nivel mas alto -equivocarse no es malo, mas sí nos confunde y eso pasa por creer o tenerse fe a si mismo no a un DIOS -se confunde la autoestima con la fe y el poder, cuando son los caminos de el y los delirios selectos de él a los que se deben llevar probando en terrenales épocas de días, momentos y segundos -ésta historia lleva suficiente experiencia, así elegir solo esta en la manos y mente de alguien que quiere adquirir ...y para que adquirir algo-en este caso el ser humano, si ya esta dado. Mejor tratemos a bien cuando se nos haya dado -selecto -se nos a elegido por regla divina, no somos tan sabios para elegir seres humanos -esos son delirios humanos ...confió aun en el hombre y tengo fe en que Dios restaure el corazón a tantos de ellos, sentir tanta seguridad para decidir solo es posible cuando se va de la mano con lo que eleva la verdad de la bondad al actuar en vida y hasta en esa llamada eternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cito: "no somos tan sabios para elegir seres humanos -esos son delirios humanos-"

      Eliminar
  4. cómo saber cuándo se nos ha elegido- eso no es un delirio de mi ser humano -ese cómo es muy claro cuando la vida se vive en un común denominador. Usted debe tener familia o quizás no. Ya sabe desde cuando se le eligió no? - nacer y crecer bajo un mismo afecto es delirio?¿entonces a cual elección crees que hago delirio yo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sabe a ciencia cierta, sin embargo, si nos vamos a un plano más allá de lo terrenal pudiéramos decir que elegimos nacer en el seno familiar que conocimos cuando conocimos la razón y el recuerdo. Pero esa es otra historia, que no vienen al caso con el delirio inicial. Al final de estas líneas explico qué es un delirio a efectos de este blog, y llevan ese título porque no pretenden erudición alguna sino más bien un sentir escrito. En el caso de Momento Recurrente es un despecho, a solas, con los recuerdos y los porqués que aún siguen sin respuesta, ahora bien ¿por qué son recurrente? porque, supongo, nos gusta amar con pasión, así no nos amen de vuelta... Momento Recurrente no cuestiona la Fe, ni su autor tampoco...
      Pero me encanta que podamos tener este intercambio. Para mí es enriquecedor, y por ello, gracias... Sus líneas son un honor... (eso sí no es un delirio)

      Eliminar
    2. Aunque parezca un delirio, es cierto que elegimos a la familia donde nos albergaremos al nacer, tal vez por diferentes motivos que no llegamos a entender, pero así es. Lo que hagamos después será elección nuestra, al menos en gran parte. Las familias son elegidas quizá para aprender de ella lo que no aprendimos en otra vida. Todo pasa por alguna razón aunque no lo entendamos.

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...