lunes, 7 de julio de 2014

Se fue la luz


Contaban, cantaban, se sentaban y se sentían sentidos ante los acontecimientos: nada pasaba aún y por eso nadaban en su angustia, se presentaron y empezaron a preguntarse, a sí mismos, no unos a otros; la canción y los cuentos sólo estaban de fondo; uno pensó que quizás era el eco del pensamiento, otro creyó que era la melodía del sentimiento… se robaron palabras entre silencios… algunos cerraban los ojos, para imaginar tal vez cómo letra y música llegaban a las frases… entonces vino el relato, con más negativas que de costumbre: ya no esto y no más de aquello. Lo justo otra vez sin justificar y la única solidaridad yacía en el egoísmo… habló el tercero a la vez que el primero y el segundo, pues todos se sentían con derecho. Una bulla, ninguno escuchó a ninguno: ámame como si no fueras a tenerme nunca, decía la canción… y nunca llegaron a verse, decía el cuento… tres seres congregados por la rabia y cada uno con su lamento: el primero tenía un problema, así como el segundo y el tercero, el que más gritó fue el más criticado, pero al menos para él no fue el menos escuchado. La canción se repetía pues no había otra, el cuento, el cuento lo leía el cuarto, pero no le quedó de otra más que ver la bulla del primero hasta el tercero. Sí, hubo un cuarto, y también se lamentaba, hacía ahínco en las palabras tristes que leía, pero en la bulla nadie lo notaba. Se fue la luz, como suele irse en muchos lugares, la canción paró sin terminar su nueva vuelta, todos callaron… pero no se comprendieron…

1 comentario:

  1. cuando asma da, reacción voluntaria no hay, tomar aire se hace imposible y poder coger y sacar y una vez y de nuevo y otra mas.. de cabeza oir es lo unico que queda y escuchar a los angeles, de nuevo se podrá respirar (Angel's Therapy) hay que intentar todo de seguro para que los ojos se abran y se intente ver.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...