martes, 27 de julio de 2010

Inquientud ocasional



Somos muchos los pecadores de pensamiento, y de estos; unos pocos cruzan el trecho hacia el hecho.



Si la Providencia juzga lo impuro de un Pensar, ¿La abstención absuelve?

1 comentario:

  1. Buena reflexión. No creo mucho en el pecado y el pensamiento es libre y desde él puedes vivir muchos sueños. Ninca peca uno cuando sigue los dictados de su corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...