viernes, 12 de octubre de 2012

Conocer, ser y parecer…




Conocer para ser en el mundo y no parecer para otros lo que no se es. Padecemos, por eso nos opinamos primeros y nos comparamos terceros. Del Fobos y el Demos, la cualidad del comportarnos; respondemos al eco que viaja y no al que quiere nacer: se están cerrando las ventanas de la curiosidad. Muchos quieren imponer cuando proponen para que otros dispongan: un tema de voluntades cómodas y de pertenencia ajena. Todo parece verse como una pared rayada, de cerca se distinguen algunos mensajes…


"Ser" es una construcción permanente. "Parecer" es un criterio, un punto de vista visto desde un lente ajeno. "Comparecer" es una convención, uno siempre cree haber acordado, aún cuando no se está de acuerdo. "Comportarse" es una circunstancia que, por muy permanente, puede llegar a cambiar.

7 comentarios:

  1. Este texto me sonó muy "Héroes del Silencio", no sé por qué.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta Héroes del Silencio, me honra la casualidad y la comparación, pero no pensaba en algún tema de ellos cuando surgió este texto. Tal vez es un sentir recurrente y sin fronteras...

      Agradecido, Javier
      Saludos en letras...

      Eliminar
    2. Me gusta mucho excelente esto!!!!! no se como llamarlo o referirme a ello jajaja!!!! pero ta' bueno!!!

      Eliminar
  2. Magnifico excelente escrito

    ResponderEliminar
  3. No recuerdo en que momento y lugar dejé las sonrisas trasnochadas de tanto desvelo. Puedo suponerlo, pero no quiero; demasiadas heridas, demasiados recuerdos, tantos seres queridos perdidos por los caminos de ida; tal vez las injusticias, el poco entendimiento, la falta de respeto, tal vez los falsos besos...no sé que pasó un buen día, y recordarlo...simplemente no quiero; era feliz o al menos eso creía, tal vez mi corazón iba a destiempo de mi cerebro...no sé que ocurrió, pero lo cierto es que nada volvió a ser lo mismo. Mis días transcurren como los de cualquier ser humano, con pocos aciertos y demasiados tropiezos, a veces el alma se cansa y duele el cuerpo; siempre me gustó reír, aunque lo hiciera sin razón y a destiempo, si a los seres que amo tengo que empujarlos suavemente de mi vida para que sean felices, lo haré aunque eso me cause daño, aún me quedan arreos suficientes para querer su felicidad a costa de perderlos...yo no tengo apenas nada que dar ya, apenas si llega para mi.
    Los llevaré en mi corazón, eso no pueden prohibírmelo, ni quitármelo...es lo único que me pertenece y que me llevaré conmigo cuando ya no esté, eso y espero que una mueca similar a una sonrisa, esa sonrisa que siempre me gustó llevar como enseña, aunque llorase por dentro sin que nadie lo supiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en el amar es que está la dicha y la dicha en sí misma es el dolor... más allá de lo que se es para los demás, es lo que lo demás son para uno ;-)

      Eliminar
  4. Nunca fui un buen amor para nadie....jamás mentí.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...