lunes, 14 de mayo de 2012

La verdá por la verdad…




Salimos a vivir a fondo en las horas pico. Es inevitable tener que tener: la costumbre nos apropia y obliga; es el vínculo del así es. Unos cuantos días autopista, otro recordatorio: gente siempre al frente para no acelerar y gente a las espaldas esperando que te apartes. Tú hacías de buen oyente y yo del mal hablante, era difícil comerme las muletillas, la sinceridad cuando no estropea la boca estropea la cara. No obstante, del así es me apoyaba, improvisaba, hacía el esfuerzo por pronunciar últimas consonantes, darle tregua al gagueo; ganar unos segundos para acomodar la lengua: la verdá por la verdad y un silencio más…


Te tocaba responder y primero callaste para decirme que me equivocaba. Los silencios no funcionan al fruncir miradas, son sólo un insulto más, más amplio por más abstracto y por falta de frases. Hablaste. Como siempre inentendible, estirando las vocales del medio para emular esa razón tan propia del cartón. Nunca te ha servido para confrontar tormentas, al final siempre va a llover. El problema nunca ha sido darse cuenta, sino darse cuenta al cuento y entrar en la ilusión del reclamo. Nadie asimila la verdad ajena, a veces, por conveniencia o por convención, se tolera; pero eso es otra cosa: la verdá por la verdad y un silencio más…



3 comentarios:

  1. Existe gente que no sabe apreciar los silencios de los momentos gratos, aunque si, en los conflictos son casi bofetadas o el suspenso antes de los gritos.
    Te mando saludos y mucha paz

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gustó, es un escrito muy personal y por más abstracto, es imposible no identificarse un poco con ambos personajes.
    Gracias por compartir,
    Atte.
    PetalodeSil

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...