martes, 4 de diciembre de 2012

En el amor se leen muchas palabras




El fuego del amor y el fuego de la cólera arden bajo el nombre de todas las virtudes” Friedrich Nietzsche (Así hablaba Zaratustra)


En el amor se leen muchas palabras; y basta sumarle un adjetivo para que se desplace lo que estaba. Es difícil ponerle ápices: es abstracto y concreto – dogmático – y libre de ser interpretado. Amor Propio, que casi nunca se lleva con Amor al Prójimo; ni con la ayuda, la caridad, ni con las cuerdas de la cordura; no, nada se ata cuando el acto a consumarse es un acto por amor. El respeto es una liebre que propios y prójimos quieren cazar – pero ese es el problema – cuando la tienen no se la comen, no la devoran, ni siquiera la conservan para domarla; por eso siempre se les suelta. Cuando se ama demasiado demasiado poco se respeta. – Ah sí – los pactos: nacen de los amores que viven en cada uno; la tregua de poder decirse mi amor propio y mi amor al prójimo. Una dualidad muy dura, por contrapuesta, pero con el tiempo – y los errores – se acostumbran a tolerarse y cederse en el mismo ser. Los amores no se explican; están – sea uno o el otro – Se leen muchas palabras en el gesto de amor…


3 comentarios:

  1. El amor y la ternura hasta el infinito pueden contemplarse en un maravilloso corto de Pedro Solís García..."CUERDAS"...una de las cosas que más me han emocionado en los últimos tiempos, una verdadera lección sobre el amor la amistad y la ternura que jamás olvidaré, me juré a mi misma que ya no lloraría más, pero este corto me desarmó y al mismo tiempo hizo que sacase una de mis mejores sonrisas, esas que llevaban mucho tiempo sin aparecer por mi rostro. GRACIAS por esa preciosa historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente no está disponible en la red, al menos para verlo desde aquí... algo con los permisos o las regiones...
      Gracias de todos modos

      Eliminar
  2. Gracias a ti por compartirla en otros medios, por eso la pude ver.
    Clave de sol.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...