jueves, 31 de enero de 2013

Sobre la transfiguración…






Se nos pretende conglomerados, de ahí la opinión y sus aciertos para hablar del fracaso. ¿Fue acaso una coincidencia? No sé si son incidencias, pero el gusto es gasto cuando en la igualdad se busca la diferencia. Indiferentes, por ser y no estar y estar y no ser: así nos quieren; un pretexto que no excusa pero sí adoctrina. Aprendemos; cada día, las certezas no se venden buenas cuando la creencia confunde y también convence. ¡Seguimos hablando providencias! Porque las estimamos al desconocerlas y las conocemos al desestimarlas. Obedecemos, como el rebelde que no revela, como la vela que se consume cuando le suspiran de cerca. Una caricia basta para construir una verdad que no se piensa, pues es en el sentir donde yacen la mayoría de las respuestas. Todo se transfigura bien por lo mal y por malo lo bueno. La intención no será absuelta, son rentables las agonías impuestas…


Vale una pasada por el resto del contenido anteriormente citado; ¿qué no es la transfiguración la palabra que explica lo que nos está pasando?

2 comentarios:

  1. En ocasiones es mejor la elocuencia del silencio, que la elocuencia de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otra entrega escribí que "callar es otra forma de protestar"

      Quizás, por qué no, la elocuencia de las palabras estriba en los verbos, pero falta saber qué tanta acción hay en los mismos ;-)

      Gracias por ésta huella
      Saludos en letras

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...