viernes, 17 de enero de 2014

élloses y yos


No sé si se trata de un impulso por obedecer al instinto, o si los distintos trotan sin saber su impulso, pero mucho del todo se dedica a la impresión que queremos sembrar en otros a propósito de nosotros mismos… la vida nos brinda una amplia gama de yos para entregarlos cual suvenir a cada persona que nos topamos, circunstancial y permanentemente, con el tiempo, de inmediato… al parecer es como necesario, y necesario es también actualizar esos yos de vez en cuando… ¿por qué? Si existe la posibilidad de que nazcan por sí solos: élloses, nosótrosos… si tan sólo fuera una opción… pero así son las modalidades; se empieza como vanidad para ir llegando al requerimiento, un último que se vuelve primordial y no por primerizo. Secundamos al endógeno, al myself de nuestro cuerpo, por ahí hay unos cuantos que unas cuantas veces pretenden para unos pocos impresionados… ¿funciona? El ideal del rumbero, del intelectual, del que escucha jazz o al que le dicen rockero; un perfil al que nos debemos ajustar: como portar lentes de adaptación sin tener deficiencia en la vista, o la bufanda con pantalones cortos – debe ser que el frío da sólo en el cuello, quizás – un amigo se autoproclama desastroso, con orgullo, porque lo comedido es de tontos; tanto así. Pero de eso ya hemos hablado. Respetar sin repetir es la consigna. Quedémonos con los yos del amor, que esos no hace falta actualizarlos, el recuerdo tiene su encanto…

No sé si se trata de un impulso por obedecer al instinto, o si el trato con el instinto sea obedecer por impulso, el todo sin sus muchos sugiere una impresión, pues la apatía debe molestar cuando la elección pierde entre sus mayorías. Por permanencia o por circunstancias, no es necesario sucumbir, sólo cuando se quiere, y estando consciente de ello, todos nosotros… ¿Que no es una opción? Pero si éstas no son necesidades, el deber es que la moda sea menos requerida, pero es que Ay, hay tanto qué elegir – mucho más de los yos que tengo – lo político es también social y por ahí mejor me agrupo, en los ideales. Un amiga se autoproclama de una tendencia, y así empezó a repetir consignas y titulares de papelera, con orgullo, porque hay tanto en lo comedido, tonto; sí. Pero de eso ya hemos hablado. ¿Repetir y respetar es la consigna? Quedémonos con los yos del odio, que la molestia, con el tiempo, se vuelve indiferencia…

No sé si se trata de un impulso por obedecer al instinto, pero los de ellos se parecen mis yos, sin agruparnos pues porque todo lo real es ahora virtualizado, sin relativos, absolutamente. Así que yago aquí: hablándole al viento para que me devuelva unos cuantos suspiros, para dejar de ser a quien ya había aceptado y que sigue a mi lado; el myself que nadie ha conocido y que sigue en mi cuerpo, el que podía elegir pero ha perdido por prescripción, la mayoría se expresó; y ahora salgo del baño a seguir rumbeando a pesar que me digan rockero por escuchar jazz y tonto por comedir en la política. El recuerdo tiene su encanto…



12 comentarios:

  1. el recuerdo siempre tiene su encanto y también su lado amargo...seguiremos escuchando esos inolvidables temas de jazz y rock después de una buena ducha que despierte los sentidos...y ese myself aletargado y profundo que cada uno llevamos en nuestro interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, agridulces para el alma...
      Gracias siempre
      ;-)

      Eliminar
    2. besos de mariposa....siempre.

      Eliminar
    3. A los de mariposa les podemos responder y agradecer con los de esquimal... ;-)
      Saludos en letras...
      Gracias siempre

      Eliminar
  2. El recuerdo tiene su encanto, entre papeles escritos y palabras dichas a destiempo...despojados de las heridas y rodeados de estrellas, sacudiendo la sal de las lágrimas, abrimos las puertas y cerramos las ventanas para una vez dentro conocer lo que somos...tras cerrar también la puerta. La vida es tan hermosa que a veces olvidamos poner la H de humana y ya sabemos que ser humanos conlleva quitarle hermosura a lo que es hermoso por nacimiento...por eso si la vida se rompe por cometer faltas de ortografía, tendremos que aprender a reescribirla y aprender...siempre aprender de lo errado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Inventamos o erramos..." dijo Simón Rodríguez ;-)

      Eliminar
  3. Buenas noches, que los sueños nos ayuden a despertar con una sonrisa.
    )¡(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amanecer es amar y ser y amar y nacer cada día ;-)

      Eliminar
  4. Alguien dijo una vez "El corazón más enamorado, también se cansa de esperar, de callar, de intentar". El corazón nunca se cansa de todo eso...es tan solo el miedo quien se cansa, el miedo a la soledad, al no, a sufrir,....no, el corazón nunca se cansa de amar, lo sé muy bien."...dijo aquella otra persona que había constatado que era así.

    ResponderEliminar
  5. Nunca se dijo que la vida si se cansaba...que le costaba respirar...pero si, ¡salud por el corazón que no se cansa y el alma que sueña sin descanso!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...