lunes, 15 de agosto de 2011

¿Saber qué?




Protestábamos cuando valía la pena estar en desacuerdo; cuando dudar era el lujo producto de designorar. Recuerdo respuestas en nuevas preguntas, y en la sabiduría de la piel y del alma. ¡Qué tiempos aquellos!


Mis nietos dudan dudando dudar,
y lo que saben;
lo saben sin saber saber.
Pero aun así parece,
o al parecer;
soy yo el que,
según ellos,
no sabe; no sé.
Empecé a dejar de saber en lugar de dejar saber,
o saber dejar, 
quizás…

¿Saber qué?

2 comentarios:

  1. mientras más se sabe, menos se sabe lo que no se sabe, creo yo

    ResponderEliminar
  2. Tocar cada tramo de piel con los sentidos, inundar el alma y los huecos vacios con amor, con lujuria, como se tocan los huesos unos con otros para sujetar el cuerpo...como los labios que rien entre los besos..como las manos que vuelan como alas por el universo de dos cuerpos que se aman en mitad del sueño.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...