jueves, 6 de mayo de 2010

Amada del ocaso


Silueta
que mis ojos alojan,
al ventear segundos
y llenarse de color y forma.

Luego te veo ahí,
acercándote;
cabello largo con labios rojos,
cuerpo moldeado y llena de magia.


Muy despacio,
una pierna se antepone a otra,
sinfonía de pasos,
en compostura de diosa.

¡Inevitable es verte deambular!
Prohibirle a mi vista que escrute tus pisadas,
que percibo desde arriba,
premiado,
complacido por el casi calzado
que deja tus pies posar mi mirada.

Llevo mis labios a la ficción
donde los sentidos se han perdido;
me paseo desde aquí,
desde mi impuro pensamiento;
que me hace desearte e impide acercarme,
que me paraliza,
que me deja sólo,
como cada día.
Te alejas y pierdes
en imágenes sombrías.



Pero si tan solo tu caminar
hacia mi te guiara,
si mis manos en tu piel
¡No sólo yo imaginara!
Si mi susurro a tu oído
¡No sólo en sueños pasara!
Mi amada del ocaso,
Mi musa deseada.

http://www.mundopoesia.com/foros/poemas-de-amor/183149-amada-del-ocaso.html

1 comentario:

  1. "Huellas ajenas perturban la escena por contiendas de esencias, esta musa no fue valiosa y menos deseosa, mas bien perdida y sin compostura para cuando aun, el momento se hacia texto...
    Qué impuro paseo hace el ocaso en tus ojos, esos tus ojos de aliento que prendieron hoguera a mis pocos recuerdos; sugestión al valor del deseo..."

    Me gustó el comentario, pero su autor lo borró y lo logré recuperar...
    Saludos en letras

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...