jueves, 25 de noviembre de 2010

Voluntad de media noche




Aunque gotas de lluvia
se posen sobre el anhelo del papel,
aunque el reloj de la vista
despoje al tiempo de labios diversos,
aunque los pasos apresurados
entonen la canción del retraso;
siempre aguardarán algunos segundos
para liberar la tensión con un suspiro
y contagiar con voluntad una media sonrisa;
y digo media sonrisa,
porque en el rostro que portas,
yace la otra mitad…

2 comentarios:

  1. EL RELOJ QUE PARABA MIS HORAS
    Algo hay en ese reloj sin horas que desmadeja mi tiempo y tu tiempo
    las malas lenguas dicen que tú me lo robas, pero yo no lo creo.
    Es un reloj invisible con manecillas que marcan recuerdos,
    ese que abraza tus horas despiertas
    y marca de insomnios mis sueños.
    Ese reloj con aroma de café recién hecho
    que tiñe de trozos marrones la noche
    ese que te levanta del lecho para poder beberlo.
    Bajo el tibio calor de tus manos
    que acarician mi cuello y mis labios,
    encuentro los espacios necesarios para leer tus versos,
    esos que crees que no leo.
    Entonces mi amor, pongo en hora mi vida
    para darte todo mi tiempo
    tiempo para estar contigo
    ese tiempo que retengo para que sea infinito
    para hacerlo nuestro, para hacerlo tuyo y mío.
    97+2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable que sean ladrones también aquellos que nos detienen el tiempo, que ocupan nuestras horas de pensares y sentires... se van pero siguen ahí, volvemos en sí, pero... el tiempo no ha parado de transcurrir...
      Por ahí hay una canción que dice...
      If I Could turn back time... I'll go wherever you will go...

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...