lunes, 31 de enero de 2011

Las letras y algún absurdo...


Hay una mezcla de aromas que produce o que se siente en la brisa que acaricia labios. Una pócima inagotable creada con voces, viento de montaña, canto de algunas aves, humo de café y bocanadas de cigarrillos; a los que se incorporarán el olor a tinta y a página nueva: todos ansiosos ante el nacimiento de un pensar en palabras…



Las letras, por ausencia de líneas, buscan acomodarse por toda la hoja; unas al lado de otras, otras encima de algunas; sin reglas, sin ley: solamente ser. Cada una sabe que para ser idea, no basta con nacer del viento, ni exhibirse en las formas del humo; sino sentirse frase con la pasión del corazón, con la razón del pensamiento…

3 comentarios:

  1. Menos mal que alguien inventó el abecedario, y el lápiz y el papel y los pensamientos, y los cigarros y el café....menos mal!!!...ya estaba empezando a creer que este mundo no tenía sentido y era muy muy aburrido....asi que voy a aprovecharme del invento.

    Es un verdadero placer tumbarse sobre la hierba del cielo y escribir aunque sea un cuento...Erase que se era unos pájaros con escamas que buceaban por los charcos y unos lagartos vestidos con chistera y con zapatos....unos topos con lentillas servían bebidas fresquitas en jarritas de cristal....¡era una fiesta fantástica!!!...las pocas nubes que cubrían el cielo eran de algodón de azúcar, el sendero de chocolate y las flores de nata montada...¡¡¡me parto de risa!!!...jaja jajajajja...¡¡¡no puedo creerlo!!!...veo mosquitos equilibristas que se columpian sin red, y mariposas que cabalgan a lomos de un ciempiés,...¡¡¡menuda fiesta están armando!!!!...hay hasta ratones, los muy ladinos se han disfrazado de dragones para asustar a los leones que se los quieren zampar...erase que se era una historia muy singular....
    Quien inventó la escritura no supo bien lo que hizo, porque nos dio la oportunidad de expresarnos a muchos, con un lenguaje maravilloso de incalculable valor, es por eso que me atreví a contar esta extravagante historia, sin permiso y sin pudor. Y ahora me voy a permitir el lujo de firmarlo como quiera, se me ocurre que entre tanto disparate no queda mal hacerlo como:
    Campanilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Campanilla tiene un firmamento apetecible, al final del cuento nos damos cuenta que todo estaba encerrado el una bola de cristal hecha de melcocha, a la que le pasamos la lengua con los ojos cerrados cada vez que queremos aventurarnos a escribir de nuevo....

      Eliminar
  2. Rocio Durcal "La gata bajo la lluvia"

    Clave de Sol

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...