domingo, 8 de enero de 2012

Delirio no feliz…


Es más fácil conformarse con la infelicidad tranquila: que perdura al acallar aguantando; que esa búsqueda rebelde por un momento de felicidad efímera. Para ser feliz siempre emergerán nuevos problemas; de eso se trata, de lo contrario no sería rentable tanta ilusión por conseguir un instante y creerse pleno de felicidad. Nada cuesta una sonrisa sincera cuando ya se ha pagado por creerse alegre. El Valor no vale mucho tanto ni tantas veces como La Necesidad. Tenemos a los libros y a la música, al sexo, a algunos hábitos como placer y de vez en cuando podemos procurarnos el calor de los abrazos. Aprendimos a conformarnos cuando vimos que el cansancio podía más que las ganas y cuando el intento era más forzoso que la resignación. Cuando se lucha, se lucha por deseos creados desde terceros e impuestos por una presencia que todavía no sabemos describir. Tal vez la infelicidad no existe, tal vez sea el apodo de algún estado natural y permanente para las personas que no pueden pagar el lujo de la inconformidad…


9 comentarios:

  1. que necesidad tienes para superar? despejar e intencionar (conversar, recitar, jugar, tocar, besar, entregar: espacio, lugar, tiempo y dedicación) eso se acerca mucho a la felicidad, se obtiene seguro la misma atención, ser capaz de sobrepasar, manipular, armonizar y dar marcha a melodías de besos, caricias y recuerdos de placer y gozo, dejar así al instante para proteger la pertenencia de quien posee las entregas de amor. Aquí (en mi) ya no hay tal intención, hay cumul de reacciones; preguntas, contraindicaciones, decepciones y ahí qué solución disponen: disolver también sea lo mejor- ...
    La infelicidad que dicen no existe, que es un apodo de algún estado natural (estados naturales? poco hay tan puro para ser natural, menos la felicidad que permea de un exterior, que se vuelva parte de ti eso lo hace natural? muy atiborrado esta el espacio para confundir lo artificial de lo natural) -plenitud, eso... -lo integral, eso que se olvida cuando ponen precio al honor de tantas intenciones que reaccionan atenciones, para las personas que pueden pagar el lujo de la inconformidad y coleccionan felicidad…pero vaya que intenciones creas y que resultados quieres hallar? que consolidas con la obtención? olvida como un actor mental: el compromiso de conservar la Identidad ? hacer caer en excesos, lujo profesional y plena satisfacción personal, mejor un supervisor para que no olviden tantos mentales el compromiso de la perspectiva de interpretación que individualiza la emoción propia de cada ser con distinta razón, distinta historia, distinto dolor, distinto corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de verlo, y como casi todo lo humano, válido hasta cierto punto debido a los dotes de la subjetividad...

      Eliminar
  2. debido a los principios de las valorizaciones diría yo; aquí lo subjetivo es relativo a lo que se aprecia para galardón o colección, una y mil formas que ilustren mas la objetividad de la etica y moral no de felicidad; definitivamente es cierto esto de subjetividad -se atan a los principios de usabilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "a partir del delirio" como se titula este blog ;-)

      Eliminar
  3. A partir del delirio...tendremos que buscar la razón.
    Cajas que contienen sueños...y los sueños, sueños son.
    Vivir en la realidad se impone, tal vez dejar de soñar sea lo más conveniente, yo no soy quien para delirar cuando lo real se me hace tan presente, habrá que desvestir las noches de insomnios y empezar a dormir como hace la demás gente. Es hora de poner en hora los relojes de lo cotidiano y esperar que la vida nos deje contemplar con calma los días inertes...ponerles una media sonrisa ¿por que no?...al fin y al cabo, nadie muere por nadie, nadie respira por otro, nadie vive por nadie.
    Es la hora y aunque duela...es la hora de vivir sin delirios, eso queda destinado a gente sobrehumana, los que andamos a ras de suelo hemos de conformarnos con una cordura a medias...y superarlo.
    Los llaveros pequeños no pueden contener grandes llaves con las que abrir y cerrar puertas, los llaveros pequeñitos solo sirven para cerrar cajitas de recuerdos que duelen o abrirlas para quemar el contenido que se guarda en ellas, esperando haber servido al menos para recopilar bonitos recuerdos, esos que perdurarán en los delirios de gente vulgar y corriente como yo....un placer haber pasado por aquí y dejar mi huella, una huella que puede borrarse como las palabras escritas sobre la arena.
    Angie.M. R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero creer que este espacio, aunque virtual, no es de arena, y que ninguna hola tiene por qué borrar huellas como ésta. La realidad pues, también se instala a partir del delirio. Si así no fuese, el caos no hablaría hasta por el silencio... saludos y gracias, como siempre...

      Eliminar
    2. Yo quiero creer que este espacio, aunque virtual, no es de arena, y que ninguna hola tiene por qué borrar huellas como ésta. La realidad pues, también se instala a partir del delirio. Si así no fuese, el caos no hablaría hasta por el silencio... saludos y gracias, como siempre...

      Eliminar
  4. "Cierra la puerta y tira la llave lejos muy lejos y no mires donde cae...así nunca más tendrás la tentación de abrirla"...
    "Es hora de que vuelvas a tu vida...ahí es donde estarás a salvo"...le dijo el conejo a Alicia mientras seguía corriendo por el País de la Realidad.

    ResponderEliminar
  5. qué arena... borona es, sobre roca se sedimenta y se oprimen ojos cuando se bañan de eterna esperanza, ví construir un pais donde soñaban y lejos estaban, a salvo ni el conejo de la suerte esta no pero es su pais por donde corre su realidad, es a ALicia no Irene a quien llama para que corra detras, no es a ella a quien se le vienen Olas borrando sus huellas.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...