lunes, 18 de noviembre de 2013

¡Qué traición!


"
– Cuando regrese, seré una persona distinta. Mi mujer no me reconocerá. O sí, pensará que me conoce, pero estará equivocada. Preveo que serán tiempos difíciles para todos. Yo estaré pensando en usted. ¿Cómo la llamaré en mis pensamientos? Mi mujer también se llama Anna, ya ve.
– Ese es mi nombre antes de que fuera el suyo - responde ella de modo cortante, sin ánimo de jugar. De nuevo lo ve con claridad meridiana: si ama a esta mujer, es en parte por no ser joven. Ya ha cruzado una línea a la que aún ha de llegar su esposa. Puede o no puede serle más querida, pero definitivamente está más cerca de él.
Regresa el tira y afloja indudablemente erótico, pero con más fuerza que nunca. Hace una semana estaban los dos abrazados en esa misma cama. ¿Es posible que ella no esté pensando en eso ahora mismo?
Él se inclina y le deposita la mano sobre el muslo. Con la colada aún sobre el regazo, ella inclina la cabeza. Él se acerca más. Entre el índice y el pulgar la sujeta por el cuello, acerca el rostro al suyo. Ella eleva la mirada: por un instante, a él le parece mirar a los ojos de un gato, un gato cauteloso, apasionado, codicioso.
– Debo irme - murmura ella. Se suelta con un movimiento y se va.
La desea ardientemente. Más aún: la desea, pero no en esa estrecha cama de niño, sino en la cama de viuda que tiene en la habitación contigua. La imagina así al verla tendida junto a su hija, con los ojos muy abiertos y relucientes. Por vez primera se da cuenta de que pertenece a un tipo de mujer sobre el cual nunca ha escrito en sus libros. Las mujeres a las que está acostumbrado no carecen de intensidad propia, aunque sea una intensidad de piel y de nervio. Las sensaciones que tienen son intensas, eléctricas, inmediatas: acontecen en la superficie. En cambio, con ella se adentra en un cuerpo que sangra, un cuerpo visceral, cuyas sensaciones tienen lugar en lo más profundo.
¿Será un rasgo que pueda trasladarse a otras mujeres, cultivarse en otras? ¿En su esposa, por ejemplo? ¿Existe acaso una cualidad de la sensación que tiene ahora libertad de hallar en otras, tras haberla hallado en ella?
¡Qué traición!
"
Ahora no John Maxwell, sino Yo: ¿es posible que sea dicha traición el cómo y el porqué “eternizamos” una búsqueda en la que seguimos encontrando tropiezos? 


Fragmento de El Maestro de Petersburgo, de J.M. Coetzee
 

3 comentarios:

  1. CUANDO ALGUIEN TE TRAICIONA UNA PRIMERA VEZ, YA NO VUELVES A CONFIAR NUNCA MÁS....ESAS SON LAS REGLAS DE MI VIDA.

    ResponderEliminar
  2. una búsqueda en la que seguimos encontrando tropiezos...y un, no creo en los nunca, si de reglas es de hablar, que la regla sea no ser piedra en la zapato de nadie y no tener piedra en los zapatos te deja caminar ni tu en mi ni yo en ti, así ha sido revelado, preescrito y descrito, magníficos tiempos de entrega, elegancia y maldad como andan diciendo en lo popular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "que la regla sea no ser piedra en la zapato de nadie y no tener piedra en los zapatos te deja caminar ni tu en mi ni yo en ti, así ha sido revelado, preescrito y descrito"
      Sea dicho

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...