miércoles, 1 de enero de 2014

Te amo tanto como si fuera digno de tu amor…


[Dice el amante a su amada, cuando ésta yace enferma y por morir] —Ahora me demuestras lo cruel y falsa que has sido conmigo. ¿Por qué me desdeñaste? ¿Por qué hiciste traición a tu propia alma? No sé decirte ni una palabra de consuelo, no te la mereces... Bésame y llora todo lo que quieras, arráncame besos y lágrimas, que ellas te abrasarán y serán tu condenación. Tú misma te has matado. Si me querías, ¿con qué derecho me abandonaste? ¡Y por un mezquino capricho que sentiste hacia Linton [el marido de la amada]! Ni la miseria, ni la bajeza, ni aun la muerte nos hubieran separado, y tú, sin embargo, nos separaste por tu propia voluntad. No soy yo quien ha desgarrado tu corazón. Te lo has desgarrado tú, y al desgarrártelo has desgarrado el mío... Y si yo soy más fuerte, ¡peor para mí! ¿Para qué quiero vivir cuando tú... ? ¡Oh, Dios, quisiera estar contigo en la tumba!

—¡Déjame! —respondió Catalina [la esposa, y también la amada] sollozando—. Si he causado mal, lo pago con mi muerte. Basta. También tú me abandonaste, pero no te lo reprocho y te he perdonado. ¡Perdóname tú también!

[El amante replica] —¡Perdonarte cuando veo esos ojos y toco esas manos enflaquecidas! Bésame, pero no me mires. Sí; te perdono. ¡Amo a quien me mata! Pero ¿cómo puedo perdonar a quien te mata a ti?

 

Emily Brontë

Cumbres Borrascosas



1 comentario:

  1. ¡¡¡¡bésame pero no me mires!!!!...con los ojos cerrados me cuesta menos perdonarte.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...