lunes, 14 de octubre de 2013

telepatía sensible


“Todos los idiomas derivados del latín forman la palabra «compasión» con el prefijo «com-» y la palabra pas-sio que significaba originalmente «padecimiento» Esta palabra se traduce a otros idiomas, por ejemplo al checo, al polaco, al alemán, al sueco, mediante un sustantivo compuesto de un prefijo del mismo significado, seguido de la palabra «sentimiento»; en checo: sou-cit; en polaco: wspólczucie; en alemán: Mit-gefühl; en sueco: med-kánsla. En los idiomas derivados del latín, la palabra «compasión» significa: no podemos mirar impertérritos el sufrimiento del otro; o: participamos de los sentimientos de aquel que sufre. En otra palabra, en la francesa pitié (en la inglesa pity, en la italiana pieta, etc.), que tienen aproximadamente el mismo significado, se nota incluso cierta indulgencia hacia aquel que sufre. Avoir de la pifié pour une femme significa que nuestra situación es mejor que la de la mujer, que nos inclinamos hacia ella, que nos rebajamos.
Este es el motivo por el cual la palabra «compasión» o «piedad» produce desconfianza; parece que se refiere a un sentimiento malo, secundario, que no tiene mucho en común con el amor. Querer a alguien por compasión significa no quererlo de verdad. En los idiomas que no forman la palabra «compasión» a partir de la raíz del «padecimiento» (passio), sino del sustantivo «sentimiento», estas palabras se utilizan aproximadamente en el mismo sentido, sin embargo es imposible afirmar que se refieran a un sentimiento secundario, malo. El secreto poder de su etimología ilumina la palabra con otra luz y le da un significado más amplio: tener compasión significa saber vivir con otro su desgracia, pero también sentir con él cualquier otro sentimiento: alegría, angustia, felicidad, dolor. Esta compasión [en el sentido de jvspó/czucie, Mitgefübl, madkansld] significa también la máxima capacidad de imaginación sensible, el arte de la telepatía sensible; que es en la jerarquía de los sentimientos el sentimiento más elevado…”


Milan Kundera
Fragmento de La insoportable levedad del ser...

4 comentarios:

  1. Ilustres cada uno -DE REPENTE...por la noche, por el día...siembras sonrisas ...creyendo en el amor...CHACÍN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De repente, por qué no...

      Saludos en letras
      Gracias

      Eliminar
  2. Con-pasión....deshago la palabra en dos....compasión está mal conjugada, me quedo con la palabra partida en dos y la conjugo a mi manera.
    La trovadora solitaria.

    ResponderEliminar
  3. No sé, por qué pero tengo la extraña sensación de que la mayor parte de la gente acepta de mejor grado ser odiada a ser compadecida.
    Compasión me parece a mi, es el núcleo de distintos sentimientos que se aúnan en esa palabra. Tener compasión es a veces un símbolo de humanidad que el odio no posee; la compasión nos acerca mucho más unos a otros que el odio o la pasividad, a mi me parece un verbo apasionante...compadecer, ser compasivo con alguien que siente como nosotros, que vive como nosotros...¿acaso la compasión nos hace ser débiles?...si todos y cada uno de nosotros la sintiéramos alguna vez por alguien, por nosotros mismos, seguramente, no nos hubiéramos endurecido tanto, seríamos más humildes, no nos hubiéramos exigido todo aquello que no somos ni sentimos a veces, nos hubiéramos tratado con más mimo y seríamos mejores personas.
    No, no me disgusta la compasión...me entristece el odio, porque con él solo conseguimos ser irracionales y con la compasión el único peligro que podemos correr es el de hacernos más humanos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...