lunes, 29 de julio de 2013

el castillo de nuestra conciencia…


A mi entender, la locura como la describe Foucault, fue tal vez el inicio de la exclusión como medida de saneamiento:
"Desaparecida la lepra, olvidado el leproso, o casi, estas estructuras permanecerán. A menudo en los mismos lugares, los juegos de exclusión se repetirán, en forma extrañamente parecida, dos o tres siglos más tarde. Los pobres, los vagabundos, los muchachos de correccional, y las "cabezas alienadas", tomarán nuevamente el papel abandonado por el ladrón, y veremos qué salvación se espera de esta exclusión, tanto para aquellos que la sufren como para quienes los excluyen. Con un sentido completamente nuevo, y en una cultura muy distinta, las formas subsistirán, esencialmente esta forma considerable de separación rigurosa, que es exclusión social, pero reintegración espiritual"
Podríamos presumir que el exilio se constituyó en una institución liberadora para la gente sana, y a lo sano le agregamos obedientes:
“En ocasiones, algunos locos eran azotados públicamente, y como una especie de juego, los ciudadanos los perseguían simulando una carrera, y los expulsaban de la ciudad golpeándolos con varas. Señales, todas éstas, de que la partida de los locos era uno de tantos exilios rituales. Así se comprende mejor el curioso sentido que tiene la navegación de los locos y que le da sin duda su prestigio. Por una parte, prácticamente posee una eficacia indiscutible; confiar el loco a los marineros es evitar, seguramente, que el insensato merodee indefinidamente bajo los muros de la ciudad, asegurarse de que irá lejos y volverlo prisionero de su misma partida. Pero a todo esto, el agua agrega la masa oscura de sus propios valores; ella lo lleva”
Y más adelante el mar parece pues purificar:
“pero hace algo más, lo purifica; además, la navegación libra al hombre a la incertidumbre de su suerte; cada uno queda entregado a su propio destino, pues cada viaje es, potencialmente, el último. Hacia el otro mundo es adonde parte el loco en su loca barquilla; es del otro mundo de donde viene cuando desembarca.”
Me conseguí ésta frase dentro del texto:
“admitamos que la fortaleza de antaño se ha convertido en el castillo de nuestra conciencia…”
Y ahora nos preguntamos dónde fueron a parar esos locos, que no solamente fueron los alienados, sino todo aquel que no convenía en un lugar dentro de la sociedad de entonces. Quizás hubo un mundo nuevo para ellos, para establecerse en pensamientos, palabras, obras y omisiones…
“Para la locura, las cosas son distintas; si sus peligros no comprometen el avance ni lo esencial de la verdad, no es porque tal cosa, ni aun el pensamiento de un loco, no pueda ser falsa, sino porque yo, que pienso, no puedo estar loco. Cuando yo creo tener un cuerpo, ¿estoy seguro de sostener una verdad más firme que quien imagina tener un cuerpo de vidrio? Seguramente, pues "son locos, y yo no sería menos extravagante si me guiara por su ejemplo". No es la permanencia de una verdad la que asegura al pensamiento contra la locura, como le permitiría librarse de un error o salir de un sueño; es una imposibilidad de estar loco, esencial no al objeto del pensamiento, sino al sujeto pensante. Puede suponerse que se está soñando, e identificarse con el sujeto soñante para encontrar "alguna razón de dudar": la verdad aparece aún, como condición de posibilidad del sueño.”
¿Qué pasa si ellos fundan una nueva ciudad, o se establecen en una nueva comunidad?
 

2 comentarios:

  1. admitamos que mientras unos viven otros mueren y eso ya hace a dos mundos que bastan para entablar diferencias y relacionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tal vez, y tal vez también un mundo se somete al otro, de vez en cuando. quién sabe...

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...