viernes, 20 de septiembre de 2013

Por ese camino se encuentra la melancolía...

"
Creen que soy insociable. No me adapto. Es muy extraño. En el fondo, soy muy sociable. Todo depende de lo se entienda por ser sociable ¿no? Para mí, representa hablar (...) comentar lo extraño que es el mundo. Estar con la gente es agradable. Pero no considero que sea sociable reunir a un grupo de gente y, después, no dejar que hable. Una hora de clase TV,(...) no hacen más que lanzarte las respuestas izas!, izas!, y nosotros sentados allí durante otras cuatro horas de clase cinematográfica. Esto no tiene nada que ver con la sociabilidad. (...) Supongo que soy todo lo que dicen de mí, desde luego. No tengo ningún amigo. Esto debe demostrar que soy anormal. Pero todos aquellos a quienes conozco andan gritando o bailando por ahí como locos, o golpeándose mutuamente. ¿Se ha dado cuenta de cómo, en la actualidad, la gente se zahiere entre sí?
"
Y luego:
"
¿Sabe qué? La gente no habla de nada. Citan una serie de automóviles, de ropa o de piscinas, y dicen que es estupendo. Pero todos dicen lo mismo y nadie tiene una idea original. Los cafés, la mayoría de las veces funcionan como máquinas de chistes, siempre los mismos, o la pared musical encendida y todas las combinaciones coloreadas, pero sólo se trata de colores y de dibujo abstracto (...) ¿Cuándo empezó nuestra labor como fue implantada, dónde, de qué manera? En realidad es que no anduvimos muy bien hasta que la fotografía se implantó. Después las películas, a principios del siglo XX. Radio. Televisión. Las cosas empezaron a adquirir masa… Y, como tenían masa se hicieron más sencillos. En cierta época, los libros atraían a alguna gente, aquí, allí, por doquier. Podían permitirse ser diferentes. El mundo era ancho Pero, luego, el mundo se llenó de ojos, de codos y bocas. Población doble, triple, cuádruple. Films y Dios, revistas, libros; fueron adquiriendo un bajo nivel, una especie de vulgar uniformidad... Imagínalo. El hombre del siglo XIX con sus caballos, sus perros, sus coches, sus lentos desplazamientos Luego, en el siglo XX, acelera la cámara. Los más breves, condensaciones. Resúmenes. Todo se reduce a la anécdota, al final brusco… Los años de Universidad se acortan, la disciplina se relaja, la Filosofía, la Historia y el lenguaje se abandonan, el idioma y su pronunciación son gradualmente descuidados. Por último, casi completamente ignorado La vida es inmediata, el empleo cuenta, el placer domina todo después del trabajo... La vida se convierte en una gran carrera... Todo se hace aprisa, de cualquier modo…
"
Y para que sea más lapidario:
"
Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado, o cuánto maíz produjo [tal estado] el año pasado. Atibórralos de datos no combustibles, lánzales encima tantos «hechos» que se sientan abrumados, pero totalmente al día en cuanto a información. Entonces, tendrán la sensación de que piensan, tendrán la impresión de que se mueven sin moverse. Y serán felices, porque los hechos de esta naturaleza no cambian. [aquí difiero con Ray] No les des ninguna materia delicada como Filosofía o Sociología para que empiecen a atar cabos. Por ese camino se encuentra la melancolía...
"
Melacólicamente, también extraigo: 
"¿Qué significa la palabra calidad? Para mí, significa textura... Calidad, textura de Información" 


7 comentarios:

  1. Pues ya el hecho de transmitir sus pensamientos y sentires, no le hace "insociable".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro fascinante, con este completo la trilogía distópica, quizás más influyente de la literatura:

      Un mundo feliz
      1984
      Fahrenheit 451

      Todos escritos hace más de medio siglo y, sabes, aterra ver que tienen mucha semejanza con la actualidad...

      Saludos y gracias, Amparo

      Eliminar
  2. Los sabios suelen anticiparse en el tiempo. No es fácil desnudar el alma y acercarse a otros sin desconfianza, por esto es más light hablar de la piel para afuera, ocupándose de las riquezas, las posesiones materiales, el consumismo, lo que no pueda siquiera rozarnos los sentimientos profundos, verdaderos. Compasión y empatía vedados en la fiesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo es el camino a la melancolía, también el de arriesgarnos a vivir en dimensiones amplias, intensas, de las que sí pueden llegar a enriquecernos.

      Eliminar
    2. Claro, por eso, supongo, estamos aquí, de alguna forma, "viviendo ese riesgo de ampliar dimensiones"

      Cónsono; saludos y gracias...

      Eliminar
  3. se vive en dimensiones y muchas...oscuras, profundas, penetrantes, consumidoras, absorbentes y sií sí-
    Muchas mas, algunas huecas otras vacias y si todo esto acompañara cada pensamiento -delirio entonces al vivir, comprenso cuanto hay en mi si fuera él el complice de esto que es sentir.

    ResponderEliminar
  4. hay principio y por ende fin y sigue el curso en linea o curva, busca maestros, doctores...igual todos educadores y busca a que te quieres dedicar y siente siente estar perdido con fuerza y paz, quizás no sea tan malo descubrir que puedes sentir eso y mas, que pueden sacar algo mas en ti que solo gemir o velocidad sin limites al vivir, sed hambre se siente igual con todo el vivir, al poder hablar sed has de sentir como al gemir o tragar carne y placer hambre igual es...pero sentirte libre de sentir...dale ser libre tan fragil como la flor que florece en el campo sin dolor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...