miércoles, 14 de mayo de 2014

El horóscopo según Kundera


El horóscopo es un reloj. Creamos o no en los pronósticos de la astrología, el horóscopo es una metáfora de la vida que contiene una gran sabiduría.
 ¿Cómo dibuja el astrólogo un horóscopo? Traza un círculo, la imagen de la esfera celeste, y lo divide en doce partes que representan los diversos signos: Capricornio, tauro, géminis, etcétera. En este círculo-zodíaco dibuja luego los signos gráficos del sol, la luna y los siete planetas, exactamente en el sitio en que estaban las estrellas en el momento del nacimiento del interesado. Es como si dibujase en el cuadrante de un reloj, regularmente dividido en doce horas, nueve cifras más, irregularmente ubicadas. En el cuadrante giran nueve manecillas: son nuevamente el sol, la luna y los planetas, pero tal como se mueven realmente por el universo durante su vida.
Cada uno de los planetas-manecillas establece permanentemente nuevas relaciones con los planetas-cifras, los signos inmóviles del horóscopo del interesado.  La irrepetible irregularidad con la que se agruparon las estrellas en el cuadrante del zodíaco en el momento del nacimiento de una persona, éste es el tema permanente de su vida, su definición algebraica, las huellas dactilares de su personalidad; las estrellas inmovilizadas en su horóscopo forman, una en relación con otra, ángulos cuyo valor expresado en grados tiene distinto significado (negativo, positivo, neutro): imagínense que su amorosa Venus tiene una relación tensa con su agresivo Marte; que Sol, que representa su personalidad, se ve fortalecido por la conjunción con el enérgico y aventurero Urano; que la sexualidad simbolizada por Luna va unida al soñador Neptuno y así en adelante. Pero a lo largo de su recorrido, las manecillas móviles de las estrellas tocarán los puntos fijos del horóscopo y pondrán en juego (debilitarán, favorecerán, harán peligrar) diversos elementos de su tema vital. Y eso es la vida: no se parece a una novela picaresca en la que el protagonista se ve sorprendido, de capítulo en capítulo, por acontecimientos siempre novedosos que no tienen denominador común alguno. Se parece a la composición que los músicos llaman variaciones sobre un mismo tema.  Urano recorre el cielo con relativa lentitud. Tarda siete años en atravesar un signo. Supongamos que está hoy en una situación dramática con respecto al inmóvil Sol de su horóscopo (pongamos por caso en un ángulo de 90 grados): atraviesan ustedes una época difícil: al cabo de veintiún años esa situación se repetirá (Urano formará un ángulo de 180 grados con respecto a su Sol, lo cual tiene un significado igualmente infausto), pero sólo será una repetición aparente, porque en el mismo momento en que su Sol se vea afectado por Urano, Saturno estará en el cielo en tan armónica relación con su Venus que la tormenta pasará junto a ustedes como de puntillas. Será como si volvieran a tener la misma enfermedad pero la pasarán en un sanatorio fantástico donde, en lugar de ser atendidos por enfermeras impacientes, lo serán por ángeles.

Dicen que la astrología nos hace fatalistas: ¡no te librarás de tu destino! A mi juicio, la astrología (me refiero a la astrolgía como metáfora de la vida) nos dice algo mucho más sutil: ¡no te librarás de tu tema vital! De ello se desprende, por ejemplo, que es una pura ilusión pretender empezar en medio de la vida una «nueva vida» que no se parezca a la anterior, empezar, como suele decirse, desde cero. Su vida estará siempre construida del mismo material, de los mismos ladrillos, de los mismos problemas, y lo que en un primer momento les parece una «nueva vida» resultará muy pronto ser una simple variación de la anterior…
Tomado de "La Inmortalidad"

5 comentarios:

  1. A veces ocurre que esa variación parece ser la misma, pero no lo es, en todo caso sería un crecimiento, un acercamiento más profundo entre signos que siempre mantuvieron su cercanía aún en la distancia. Los horóscopos son un simple indicativo que nos da pistas para saber en cierto modo, las características de nuestro signo y no de nuestro sino. Solo cada uno de nosotros, marcamos lo que somos con nuestras acciones y la mía es la de acercarme cada vez más a esa "variación" que con el tiempo se ha ido convirtiendo en un amor sin incógnitas ni variables, salvo las de ir aumentando y reafirmando lo que siento.
    No creo en los horóscopos, solo creo en las personas y en su energía, la cual solo podemos dominar nosotros con lo que sentimos, con lo que hacemos y cuando esa energía se va agotando con el esfuerzo...entonces nos exponemos a la luna, dejamos que su energía vuelva a recargarnos para poder seguir viviendo...para poder seguir amando con variaciones que vayan a más y nunca a menos.
    Chispa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacemos lo que somos y somos en parte - bastante - lo que dejamos de hacer...

      Eliminar
  2. A aquellos a los que nos gusta la libertad hemos de ser conscientes de que tenemos que pagar un tributo, la mujer salvaje lo sabe y a pesar de todo sigue su camino, no necesita a nadie que la proteja y por ello en cierto momento de la vida se desprotegió de todos...ahora camina sola, no necesita que nadie la salve, absolutamente nadie....salvo ella misma.
    Dakini.

    ResponderEliminar
  3. Si te queda vida para dar y quitarte la piel para alguien mas...salva vidas pero ojo das todo lo bueno de ti y si ya nada mas te queda ...a pocos salvarás y bueno por este lado no hay tanta longevidad.

    ResponderEliminar
  4. siento como arde la piel arrancarla podria ser menos doloroso que sentir como se hecha a perder, distinto caminar sabiendo que no necesitas a nadie para protegerte de la distincion de separar dos cuerpos para que al rato se extienden los brazos y rinden el tributo de despertar al lado sin poder negar que se cubren la piel.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tu huella...