lunes, 6 de septiembre de 2010

El placer de impresionarme



Sobre el gris del color puedo dejar reposar una libreta, un bolígrafo y unos cuantos pensamientos ya escritos; concentrándome en la música que he ordenado para mis oídos, y los distintos caminares que suben y bajan con el ritmo del aroma de Afrodita…




Me concedo el placer de impresionarme por la simetría y la sinfonía, por la armonía entre la melodía y las pisadas femeninas; por los rostros de seriedad y sonrisas; por los labios rojos y rosados con alegría; por ojos claros y de café con melancolía; por pieles jóvenes y con años de compañía; por miradas y palabras mudas que se alojan en mi vista; por el vuelo de mi imaginación entre siluetas y sueños de algún día…

2 comentarios:

  1. y si no hay simetría, y si no hay melodías, y si la serenidad se vuela con los sueños que imagina, y si los rostros bellos se mudan por viejos, que pensamientos tristes se darían por tanta de aquella armonía, silenciosa o repentina se esfuma el perfume algún día, impresionan tantas alegrías que se murmuran con gozo , mis ojos no entienden este heroísmo, huyen de fantasear para no enfermar mas el alma que en silencio queda ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Viejo no puede ser sinónimo de bello?
      Ah, y a propósito de heroísmos y fantaseos; y almas en silencio... no me parece que sugiriera (Yo, mi persona) predisposición alguna en estas letras, por lo que nuestros conceptos no parecen estar en sintonía hoy... no obstante, y como siempre, me encanta tu visita...

      Eliminar

Gracias por tu visita y tu huella...